Miguel Cabrera y la transición hacia Cooperstown

Fernando Bravo

fernandob@radardeportivo.com

Muchas expectativas existían hacia la temporada 2020 de Miguel Cabrera, luego que se mostrara con un muy buen estado de forma y unos cuantos kilos menos al inicio de los entrenamientos primaverales. Pero como dicen, el hombre propone y Dios dispone.

La pandemia del Coronavirus cambió el libreto de las grandes ligas y por supuesto las metas del toletero venezolano para la campaña que ahora se llevará a cabo con solo 60 partidos.

La cantidad de encuentros puede en teoría favorecer a los peloteros que por edad  o lesiones recientes suelen sentir cansancio o bajan su rendimiento en la recta final. Un año de 60 partidos pudiera redundar en un año de buen average para los veteranos que aun pueden mover con velocidad su bate. Y en este grupo entra Cabrera.

La temporada de 2019 puede catalogarse como buena para el nativo de Maracay. Cerró con 139 imparables, 21 dobletes, 59 empujadas y 41 anotadas, aunque con una merma en su producción jonronera al disparar solo 12 vuelacercas, culminando con .282 de average.

El venezolano mantiene en estos momentos números que ya le dan un lugar en Cooperstown pero que están a solo medio paso de la grandeza absoluta. Suma 2815 hits, a 185 del selecto club de los 3000. Acumula 577 dobles, a 23 de los 600. Ha conectado 477 cuadrangulares, a 23 de los 500. Ha fletado 1694 carreras, a seis de las 1700 y 106 de las 1800. Ha anotado 1429 carreras, a 71 de las 1500. Por si fuera poco, su average vitalicio es de .315, algo que incluso supera números de algunas luminarias del salón de la fama.

¿Qué se espera para 2020? Guiándonos por el ritmo que tuvo el año pasado, aunque por mejor estado físico y menor cantidad de partidos, este año pudiera subir su promedio, el venezolano debería estar por los 50 imparables, entre 8 y 10 dobles, 4 o 5 jonrones de acuerdo a lo visto en 2019 (algo que podría mejorar ostensiblemente), mas de 20 empujadas y sobre las 15 anotadas.

Con esto, Miguel Cabrera quedaría muy cerca de lograr los ansiados números redondos en 2021: le faltarían para ese año unos 135 hits para los 3000, 15 dobles para los 600, 18 jonrones para los 500, 84 remolcadas para las 1800 y 56 anotadas para las 1500, números que podría conseguir con una buena zafra 2021.

La temporada que está por comenzar es muy importante. Su salud marcara la pauta. Si logra mantenerse, la consagración definitiva llegará en 2021. Y ahí si se sentará en el puesto ya asegurado de los inmortales, pero como uno de los más grandes entre los grandes.

1 pensamiento sobre “Miguel Cabrera y la transición hacia Cooperstown

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *