¿Qué es la tendinitis rotuliana o rodilla del saltador?

Dr. Basco José Bracamonte Médico Traumatólogo

La tendinitis rotuliana o Tendinopatía rotuliana, también conocida como rodilla del saltador, es una lesión del tendón rotuliano o inflamación, que involucran a deportes con saltos continuos y que producen sobreesfuerzo en el tendón rotuliano, La rodilla de saltador es una lesión por exceso (movimientos repetidos que causan deterioro en los tejidos en de la rodilla, que se puede acompañar de debilidad   

 Existen factores intrínsecos y extrínsecos relacionados con la actividad siendo de mayor importancia una sobrecarga en los entrenamientos esta lesión ocurre cuando se salta, cuando corre con cambio de dirección, con frecuencia se lesiona el tendón rotuliano.

Saltar, caer y cambiar de dirección de manera constante pueden provocar torceduras, desgarros y daño en el tendón rotuliano. Por lo tanto las personas  que regularmente practican deportes que implican saltar mucho todo el tiempo, como atletismo (en particular, salto en triple y  alto), baloncesto, voleibol, gimnasia, jogging o trote  y fútbol, pueden ejercer mucha presión en las rodillas.

Se puede pensar que La rodilla de saltador es una lesión menor que no es realmente grave. Motivo por el cual, muchos atletas siguen preparándose y compitiendo, suelen ignorar la lesión o intentan tratarla sin atención médica. En este tipo de lesión, es importante saber que la rodilla de saltador es una afección grave que puede empeorar con el tiempo y, llegar a, requerir cirugía. La atención médica y el tratamiento temprano pueden ayudar a prevenir el daño continuo en la rodilla.

SÍNTOMAS

  1. Dolor directamente sobre el tendón rotuliano (exactamente  debajo de la rótula).
  2. Dolor al flexionar la rodilla, dolor en el cuádriceps
  3. Rigidez en la rodilla, sobre todo  al saltar, arrodillarse, agacharse, sentarse y subir las escaleras.
  4. Debilidad en la pierna en su parte posterior o  ( pantorrilla)  problemas de equilibrio
  5. Aumento de la temperatura, sensibilidad excesiva o aumento de volumen  alrededor de la parte inferior de la rodilla.

Estadio 1 – El dolor sólo después de la actividad, sin menoscabo funcional.

 Estadio 2 – Dolor durante y después de la actividad, aunque el paciente sigue siendo capaz de llevar a cabo satisfactoriamente su deporte.

Estadio 3 – Dolor prolongado durante y después de la actividad, cada vez con mayor dificultad en el desempeño. 

Estadio 4 – Rotura completa del tendón que requieren reparación quirúrgica.    

DIAGNÓSTICO

La clínica del paciente

 Este  se quejará de dolor en la región anterior de la rodilla, principalmente en la zona infrapatelar, aunque el dolor puede ser suprapatelar sobre el tendón del cuadríceps

Normalmente, el paciente no refiere un traumatismo o mecanismo forzado en específico. Constantemente encontramos dolor a la palpación sobre el polo inferior de la rótula,

 Un examen de la fuerza funcional en la que le pedimos al paciente que realice sentadillas  puede demostrar cierta debilidad o fatiga muscular.

ULTRASONIDO El ultrasonido tiene ciertas ventajas como una mejor resolución para delinear cambios focales en la anatomía  del tendón  y  la capacidad de usar el Doppler para detectar cambios sutiles en la vascularidad del tendón es más cómodo para el paciente y y de menor costo

RNM    las  imágenes de este estudio  pueden ser útiles para excluir otras posibles enfermedades

TRATAMIENTO

El protocolo RICE (reposo, hielo, compresión y elevación).

Reposo de la zona afectada desde  que se empiecen a notar las primeras molestias o desde que se produce la lesión  y hasta que sea valorada por un médico especialista, Hay que mantener la zona afectada inmovilizada con el fin de no agravar las lesión

Aplicar frío local: Esta es la segunda medida, después de la inmovilización de la zona afectada, que hay que tomar por las siguientes razones: o Disminuye el edema. o Calma el dolor.  Reduce el espasmo muscular o Favorece la recuperación. La aplicación de frío local se realizará durante las primeras 24- 48 horas desde que se produce la lesión cada 3-4 horas a intervalos de 20 o 30  minutos.

Compresión: Se debe comprimir la zona mediante un vendaje elástico con el fin de reducir el edema y la hemorragia producidos en la lesión.

 Elevación de la zona afectada: Se recomienda elevar la zona afectada durante los 2 primeros días.

Aplicación de calor: Transcurridas las primeras 48 horas de la fase aguda de la lesión se debe aplicar calor en la zona afectada ya que facilita la cicatrización y alivia la contractura muscular que se haya producido en la región.

Interrupción de las actividades de alto impacto, adaptación a un entrenamiento de fortalecimiento que no implique saltos, golpes o que pueda ocasionar mayor daño a la articulación (ejercicios de impacto mínimo para fortalecer la rodilla).

Medicina física y  de rehabilitación que debe incluir el fortalecimiento de los músculos, especialmente los grupos de músculos que soportan peso como los cuádriceps.

Cirugía  es la última  opción Cuando hay  daño del tendón rotuliano como rotura parcial o completa  posterior  a esta ,el paciente debe ser sometido a un programa de rehabilitación  durante 4meses para la posterior  reinserción  a los  entrenamientos.

twitter: @bpbasco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *