Ederson: de familia muy pobre, no quería ser portero, le llamaban ‘gordo’ de lo flaco que era, récord Guinness, más de 30 tatuajes…

Manchester City vs Rea Madrid La historia de uno de los porteros más caros del mundo

.

Marca

Ederson Moraes (Osasco, Brasil, 17-8-1993) fue parte clave en el plan de Guardiola en el Bernabéu. Su gran juego con los pies colocó balones en largo para que Gabriel Jesús ejecutara el plan trazado por el técnico del City. Pep aprovechó una de las grandes cualidades del portero brasileño, una virtud de la que tiene mucha culpa Gilberto Lopes, el descubridor de Ederson en el estado de Sao Paulo.

«De portero no, profesor, otra vez no. No me gusta. Yo quiero jugaren mi sitio, en el lateral izquierdo, me decía. Era normal, tenía 9 años y a esas edad la mayoría de los chicos lo que quieren es hacer goles, ser jugadores de campo», cuenta a MARCA Lopes desde las instalaciones en las que desde hace años forma jugadores. «Siempre con la ayuda de Jesús», explica. Sin embargo, Ederson captó pronto que la portería era una buena idea.

Gilberto vio un talento en Ederson que estaba oculto. «Era un chico muy delgado, mucho. Por eso empezaron a llamarlo en broma El Gordo. Le pegaba a la pelota muy fuerte, pero técnicamente no era muy bueno. Y de velocidad andaba más que justo. Le costaba volver cuando subía, parecía que había que llamar a un taxi. Por eso decidí ponerlo de portero. Él no quería, pero se demostró pronto que iba a ser un acierto», rememora Giba.

Su familia

A los campos del Champions Ebenézer FC, lugar en el que Gilberto Lopes trata de llevar por la vía del fútbol a chicos con situaciones complicadas, llegó Ederson con 9 años. «Nos lo trajeron porque un hermano suyo ta estaba con nosotros. Su familia era muy pobre, pero era estructurada y con las figuras de sus padres presentes. Eran de una zona con casas en las que muchas no tenían techo. Su padre se levantaba muy temprano, a las cuatro de la mañana, para repartir cajas de frutas. A veces, él le ayudaba. Ahora es el portero más caro del mundo y se le han olvidado algunas de esas cosas. Anosotros nos prometió unas cosas que, digamos, no han cumplido del todo. Hace tiempo que no hablo con él», explica con un toque de amargura en su voz Giba.

Récord Guinness

La potencia de la zurda de Ederson destacó desde que era muy pequeño. «Era lo mejor que tenía, sin duda. Hacía goles hasta cuando le pusimos de portero», explica Giba,Esa poderosa pierna izquierda, la que exhibió en el Bernabéu con sus pases tensos y bien dirigidos, está registrada en el libro Guinness de los récords. En mayo de 2018, Adam Brown se presentó en la ciudad deportiva del City como Adjudicador de Guinness World Records. Ederson tenía tres intentos para lograr un saque de puerta más allá de los 75 metros. Con Kyle Walker, Raheem Sterling y Phil Foden como supporters, mandó la pelota 35 centímetros más allá de lo exigido. En su casa tiene la placa Guinness que lo atestigua.

Sin miedo a nada

Pero estaba en su cabeza su valor más importante. «Lo mejor que ha tenido siempre Ederson es que nunca tuvo miedo a nada. Es un valiente. Nunca le asustaba tener que jugar con chicos mayores. O cuando le dije que le iba a llevar al Sao Paulo. Tenía sólo 10 años. Llamé a Toninho Natal, que trabajaba en la cantera del Tri, y le dije lo que tenía», recuerda Giba.

Rumbo a Europa

Unos años después a la puerta de Gilberto Lopes llamó un ojeador que trabaja en la zona de Sao Paulo para Jorge Mendes: «Se llamaba Enio. Había hablado ya con los padres de Ederson. Entonces lo quería fichar el Cruceiro, pero él venía con una propuesta del Benfica. Pero los portugueses querían antes hacerle una prueba. Me preguntó si el chico no le dejaría en ridículo. Quedamos con Ederson y Ozías, mi ayudante. Le lanzó unos pocos balones y no hizo falta más. No tenía aún 16 años. Ahora es el portero más caro del mundo».

El mapa de su piel

El cuerpo de Ederson es un álbum de tatuajes. «Demasiados», comenta Giba. Son más de 30 los que recorren su piel, del cuello a los tobillos. A través de ellos se recorre su vida: recuerdos familiares, imágenes y mensajes religiosos (I belong to Jesus, se lee en su pecho, el águila de su amado Benfica agarrando un balón, el trofeo de la Liga portuguesa en una pantorrilla, 1993 -el año de su nacimiento-recorre su nuca… Su deseo, grabarse la Champions League.

Vladimir Duarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *