25 de septiembre de 2020

Vestuarios prohibidos para evitar brotes

Hay 18 positivos en 10 clubes de Primera y 10 en seis de Segunda ahora mismo

Ahora mismo hay 18 positivos en 10 clubes distintos de Primera y 10 en seis clubes de Segunda. El total de positivos desde que arrancó la pretemporada asciende a 126 en 35 equipos ya que la incidencia, en toda España, ha aumentado considerablemente desde que se reanudó la competición profesional.

Las quejas de algunos entrenadores por perder el uso de los vestuarios en este momento de la temporada tienen una explicación. Por supuesto que es mucho más incómodo, que falta «espíritu» en un partido sin poder analizar antes, durante y después del choque todo lo que está ocurriendo, que el fútbol, como deporte de equipo que es, necesita de espacios comunes. Pero no ahora mismo. Para las autoridades sanitarias, estar más de 15 minutos juntos en un vestuario se considera contacto estrecho: si alguien da positivo, esta circunstancia obligaría a poner en cuarentena a toda la plantilla. Algo que, de esta forma, se está evitando.

La incidencia de contagios, por ejemplo en Madrid y Barcelona, de cuando se reanudó la competición de la 2019-20, a ahora mismo, ha cambiado radicalmente.

Varios clubes preguntaron en su día por las razones que han llevado a esta prohibición de los vestuarios, cuando en la reanudación de la temporada 2019-20 sí se permitían: Ni la incidencia de contagios era la misma, ni la frecuencia de partidos (cada tres días), ni la situación social (colegios, y mayor vida social… es decir, más riesgo).

Todas las razones para prohibir los vestuarios en esta temporada se resumen, principalmente, en estas seis, que fueron aprobadas por unanimidad en Comisión Delegada de LaLiga, y a los que el CSD y las autoridades sanitarias dieron el visto bueno en menos de 15 días:

1. Disputa de partidos durante el proceso de desescalada y calendario comprimido:

La temporada pasada se permitía usarlos porque la incidencia fuera de la burbuja era mucho menor, se jugaba cada tres días y no había tiempo a demasiada vida social de los jugadores. Esas circunstancias han cambiado. Ahora se juega cada siete días y hay factores de vida social, como los colegios, que obligan a otro tipo de precauciones. Las probabilidades de contagio aumentan.

2. Dificultad de respetar distancias de seguridad:

Los vestuarios son espacios para 30 personas y es prácticamente inviable respetar la distancia (también están los suplentes, que además son 12, no 7 como hasta ahora).

3. Principal foco de contagio:

Así se ha demostrado ya en el caso Fuenlabrada y, más recientemente, en Mérida, donde usando los vestuarios y duchas hubo dos positivos, que se convirtieron en 8 a los cinco días. Prohibirlos controla los brotes: de los 120 positivos que ha sufrido LaLiga, sin vestuarios, ninguno ha conllevado un brote.

4. Baja ventilación:

Con los ejercicios de activación, la respiración ya es más agitada, gritos ánimos (riesgo), se bebe y escupe constantemente, las aguas se mezclan, las toallas… es mucho más arriesgado que con charlas técnicas en hoteles o comidas.

5. Tratamientos:

comparten camillas y fisios, y si se hace en un vestuario el riesgo es mayor por las prisas y la tensión propias del momento.

6. Se acortan los tiempos:

Tres minutos para ponerse las botas. El CSD o Sanidad considera contacto estrecho si pasan más de 15 minutos juntos en un vestuario. En caso de haber usado los vestuarios, ahora mismo habría hasta siete plantillas en cuarentena si se hubieran considerado contactos estrechos

La reivindicación de Sergio González

El entrenador del Real Valladolid, Sergio González, fue muy claro en El Partidazo de Cope: «El vestuario es la casa del futbolista. Está haciendo que se pierda la esencia del fútbol. Se está priorizando tanto el jugar que dentro de nada haremos lo que se hacía cuando éramos pequeños: picar a un interfono, te vistes, bajas y a jugar. La imagen de Jagoba dando la charla técnica en el césped… yo creo que es un poco ridículo».

«Somos conscientes de que hay que jugar, que es bueno para la sociedad, y lo hacemos, sólo quería hacer ver la dificultad que nos supone»

Sergio González. Entrenador del Real Valladolid.

Después, ya más lejos de las pulsaciones del encuentro, su postura seguía siendo la misma, aunque matizada: «Nosotros somos conscientes de que tenemos que jugar, que volver a los partidos es necesario para la sociedad y para todos. Lo que quería hacer ver son las dificultades que nos genera la pérdida de algo tan emblemático como es el vestuario. El fútbol es un deporte de equipo y buena parte de eso nace en los vestuarios. Pero está claro que tenemos que jugar, que es bueno para todos y así se está haciendo. Sólo espero que se encuentre una solución lo antes posible», explica a MARCA el entrenador del Real Valladolid, Sergio González

Tomado de MARCA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *