EN VIVO la etapa 17, la REINA de la competencia por RADAR DEPORTIVO

LA REINA EVIDENTE

“Vemos al pelotón cada vez más cansado”. Lo dice Tadej Pogačar con esa convencida serenidad que le caracteriza, juvenil y lúcida, bisoña y observadora. En la tercera semana de una gran vuelta fallan las piernas, el estómago y el ánimo; sólo la inercia, la experiencia y el instinto ayudan a mantener el equilibrio a quienes participan en ella. Este Tour de Francia ha sido duro no tanto por etapas obvias como la de Grand Colombier, en la que el ritmo de Jumbo-Visma castigó al pelotón poniéndole cuatro horas de cara a la pared como si le hubiera pillado atracando el tarro de las galletas, sino por jornadas como la de Lyon o Sarran en las que, pudiendo respirar, se circuló en apnea en el fragor de guerras tangenciales a la general. Y eso, por fuerza y por falta de ella, se nota en el desarrollo de la carrera y en la imaginación de quienes cruzan los dedos para llegar a París como están.

En la etapa de este miércoles, en cambio, no habrá lugar donde esconderse. La subida al Col de la Madeleine (HC, km 107,5) minará, y también lo hará la ascensión hacia Méribel al ritmo que quieran imponer los interesados. Luego llegarán los últimos cinco kilómetros, una pista de esquí adaptada para el ‘mountain bike’ y ahora para el ciclismo de carretera en la que no hay cobijo ni cuneta, con rampas inmisericordes por encima del 20% en las que saldrán a flote las cualidades escaladoras y la capacidad de gestión de energía de los ciclistas. Con 2304 metros de altitud, el Col de la Loze (HC, Meta) es el punto más alto de este Tour de Francia. Si el Puy Mary era la etapa reina escondida, ésta es la evidente.

La etapa reina del Tour de Francia de este miércoles promete un infierno para los ciclistas en su cota más alta, a más de 2.300 metros, donde llega una carretera recién asfaltada que la ronda gala descubre por primera vez y que conduce al Col de la Loze.

El techo de la edición es la quinta meta más alta de la historia centenaria de la carrera y, sobre todo, una caja de sorpresas en la que los organizadores sueñan con proponer un ascenso que marcará época.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *