Contando los huevos antes de que nazcan.

La NBA con el ojo del «Ratón»

Mientras los Lakers se fundían en abrazos inundados por la alegría que había provocado el triple ganador de Anthony Davis, Dwight Howard decidió cobrarse su venganza personal con los Nuggets y provocó un altercado verbal.El pívot, en lugar de celebrar la victoria con su equipo, se dirigió al banquillo rival: «Go Home, go home», gritó mientras se acercaba al banquillo de los Nuggets. Durante el partido tuvo sus pro y contras con Jokic y algún otro jugador de la plantilla. Por eso, tras sus gritos y sus burlas, el primero en responder al de los Lakers fue Felipe Eichenberger, miembro del staff y fan declarado del serbio. Eichenberger junto a otros ayudantes, volvieron a la cancha para encararse con Howard e intercambiar varios gritos. Finalmente ambas partes volvieron a sus respectivos grupos con sentimientos muy diferentes. Howard aprovechó para añadir sal a la herida que el triple de Davis había provocado de forma tan cruel en sus rivales de Colorado. Ahora, los Nuggets tienen que remontar un 2-0 a los Lakers, una misión que parece fuera del alcance incluso para un equipo que ya ha levantado dos veces un 1-3.

Hoy a partir de las 9:00pm. el tercero con Los Lakers arriba por 2.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *