Camino al Giro 2020, acá en RADAR DEPORTIVO

5 llegadas en alto, tres fracciones contrarreloj, los veteranos que aspiran a colocarse la que sí bien no es la camiseta mítica del ciclismo tal vez es la más hermosa de las tres grandes

Todo está listo para que este sábado 3 de octubre se de la partida de la edición 103 del Giro de Italia, después de que este jueves se haya realizado la presentación de los 22 equipos.

Para esta versión de la carrera italiana la organización destinó cinco llegadas en alto, las cuales junto a las tres fracciones contrarreloj, definirán la clasificación general.

El tradicional Etna, Roccaraso, Piancavallo, Madonna di Campiglio y Sestriere serán los finales en alto del Giro de Italia.

Principales ascensiones:

5 octubre: 3ª etapa (Etna):

Etna (Piano Provenzana): 18,8 km al 6,6 % (1.793 m de altitud)

7 octubre: 5ª etapa (Camigliatello Silano):

Valico di Montescuro: 24,2 km al 5,6 % (1.618 m)

11 octubre: 9ª etapa (Roccaraso):

Passo Lanciano: 12,7 km al 4,5 % (1.310 m)

Roccaraso: 9,6 km al 5,7 % (1.658 m)

18 octubre: 15ª etapa (Piancavallo):

Piancavallo: 14,5 km al 7,8 % (1.290 m) 

21 octubre: 17ª etapa (Madonna di Campiglio):

Forcella Valbona: 1,9 km al 6,6 % (1.782 m)

Monte Bondone: 20,2 km al 6,8 % (1.575 m) 

Madonna di Campiglio: 12,5 km al 5,7 % (1.514 m)

22 octubre: 18ª etapa (Laghi di Cancano):

Passo Castrin: 8,8 km al 9,1 % (1.704 m)

Passo dello Stelvio: 24,7 km al 7,5 % (2.758 m)

Torri di Fraele: 8,7 km al 6,8 % (1.938 m)

24 octubre: 20ª etapa (Sestriere):

Colle dell’Agnello: 21,3 km al 6,8 % (2.744 m)

Col d’Izoard: 14,2 km al 7,1 % (2.360 m)

Sestriere: 11,4 km al 5,9 % (2.035 m)

Un Giro de Veteranos

El sábado comienza un Giro de Italia de belleza otoñal, delante de la catedral de Monreale, con dos veteranos como Vincenzo Nibali y Geraint Thomas, ambos con un Tour de Francia en su palmarés, como candidatos a vestir de rosa el 25 de octubre en Milán.

Pero el abanico se puede extender al menos a cinco corredores con serias opciones a la victoria final. Junto a Nibali (35 años) y Thomas (34 años), el danés Jakob Fuglsang (35 años), el holandés Steven Kruijswijk (33 años) y el británico Simon Yates, de 28 años, aspiran a lo máximo.

Contrariamente al último Tour de Francia, donde brilló la nueva generación encarnada en el sorprendente vencedor, el esloveno Tadej Pogacar (22 años), el Giro ofrece su oportunidad a los «treintañeros».

Por eliminación también, ya que el prodigio belga Remco Evenepoel (20 años) causa baja después de su caída a mediados de agosto en el Giro de Lombardía.

Nibali, dos veces ganador del Giro (2013, 2016), se postula para una tercera victoria que le situaría al nivel del mítico Felice Gimondi.

Además, el ‘Tiburón de Mesina’ correrá en esta ocasión en casa, al menos en las cuatro primeras etapas por la isla mediterránea.

– ‘Mensaje de confianza’ para Italia –

La salida del Giro fue deslocalizada en Sicilia, la isla plagada de maravillas de la antigüedad, después de haber tenido que renunciar a su salida inicialmente prevista en Budapest (Hungría).

Los sicilianos podrán disfrutar de la contrarreloj inicial entre Monreale y Palermo, el final un día después cerca de los Templos de Agrigento, y sobre todo una primera llegada en alto el lunes en las pendientes del Etna, el volcán siempre dispuesto a despertar.

Un Giro fascinante en todo caso. En un país que fue el primero de Europa en ser duramente golpeado por la pandemia de coronavirus, pero que los últimos meses ha sabido frenar una segunda ola, la ‘corsa rosa’ quiere aportar «un mensaje de confianza a lo largo de toda Italia», según palabras de su director Mauro Vegni.

Todo el país está presente, desde las llanuras del sur de la ‘bota’ a las montañas del norte, que se visitarán en la tercera semana, hasta los puntos más altos -el Stelvio (2.758 m) y el Agnello (2.745 m)- siempre que las condiciones climáticas permitan hacer cumbre en esos puertos en esa época del año.

La carrera reserva también su parte del pastel para los velocistas (Fernando Gaviria, Arnaud Démare, Elia Viviani y, por primera vez, el triple campeón del mundo Peter Sagan).

Además se correrán 64,9 kilómetros en lucha contra el crono, una cifra que casi duplica los kilómetros de contrarreloj en el Tour (36,2 km).

– ‘Un rompecabezas’ para Nibali –

Para Thomas, el mejor rodador de los favoritos, la ventaja es innegable.

Pero, según apunta Nibali a propósito del recorrido, «este Giro, por su preparación y el periodo de la temporada en la que tiene lugar, es un verdadero rompecabezas».

«El año es especial, la temporada es muy extraña, la carrera está llena de incógnitas. Por ejemplo: ¿habrá público?», se preguntaba esta semana el siciliano del equipo Trek en el periódico de las páginas rosas Corriere della Sera.

«La experiencia me enseña que todavía estoy preparado para las grandes vueltas», añadió Nibali.

El otro cabeza de cartel de esta 103ª edición tiene un discurso similar. Geraint Thomas, cuyas actuaciones previas en el Giro fueron discretas, se presenta para mejorar el sabor de boca del equipo Ineos, que fracasó en el Tour.

Su jefe, Dave Brailsford, advierte: «El Giro es un reto, sea en mayo o en octubre». En 2018, su corredor británico Chris Froome dio un impresionante vuelco a la carrera en 80 kilómetros a lo largo de las montañas del Piamonte. Cada edición un reto diferente.

Etapa 1, CRI: Monreale-Palermo, (15,1 km), sábado 3 de octubre

Etapa de contrarreloj con un recorrido urbano por la ciudad. Comienza desde Monreale subiendo a la Catedral y luego aborda el descenso muy rápido hacia el centro de Palermo. Al final de la bajada, y tras un giro de izquierdas, comienza la segunda parte de la crono, caracterizada por la presencia de largas secciones rectas conectadas con amplias curvas. Recorrido llano en el que abunda el descenso.

Fuente AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *