30 de noviembre de 2020

El Nuevo Messi que exhibe Koeman luce muy bien de entrada

Le quita «Messidepencia» al juego del Barsa y se ve por ahora un juego que recurre más a lo colectivo

El 4-2-3-1 del holandés ha llegado sin hacer mucho ruido y ha borrado el histórico 4-3-3 que imperaba en «house» Barça. El doble pivote Busquets-DeJong asienta el juego ayudando atrás y lanzando el ataque buscando a un Coutinho fundamental a la hora del último pase. El juego del Barcelona ha ganado fluidez con un fútbol rápido al primer toque y recuperando en algún momento la presión alta que tanto le dio hace años. Así llegó el 0-1 en una acción de Coutinho que definió a la perfección con el exterior a los 10 minutos.

El trastoque de planes antes del descanso para los de Koeman se resolvió con Griezmann a la grada para que saliera Araújo como nuevo compañero de Piqué en el centro de la zaga. Duro examen para un nuevo Barça en rodaje, jugar en inferioridad toda una parte. Koeman no cambió más el equipo tras la vuelta de los vestuarios. El Celta sí lo hizo y Baeza salió por un tocado Aidoo tras un golpe de Ansu Fati. No acababan ahí los problemas locales y Murillo se tocaba el tobillo en cada acción tras un pisotón involuntario de su compañero Olaza en el primer tiempo. Óscar, que empezó el partido con defensa de cinco, estiró líneas al estar en superioridad y dejó una zaga de cuatro en el inicio de la segunda mitad.

MARCA- RADAR DEPORTIVO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *