Barcelona le da una felpa a Real Madrid, goleada de 0x4, en el primer clásico FEMENINO

La primera vez siempre se recuerda. El primer beso, la primera pareja, el primer día de colegio o la primera vez que tus padres te llevaron al fútbol. La primera vez del Real Madrid-Barcelona tuvo como telón de fondo un día gris en la capital, empañado aún más si cabe por los condicionantes del COVID-19, pero con la pequeña fortuna de poder contarlo (en el caso de quien escribe, en directo desde la tribuna de prensa). Cuando saltaron las jugadoras al campo salió el sol. En todos los sentidos.

La primera parte fue como esa primera cita en la que un equipo como el Barcelona dominó los tiempos tirando de experiencia ante un Real Madrid que se dejaba llevar. Las azulgrana, con mando y toque, jugando cómodamente en campo contrario; las blancas, con ímpetu y aplomo, defendiéndose con uñas y dientes. El monólogo culé se llevó los aplausos con el gol de Patri Guijarro, quien no falló con su disparo desde la frontal. Pudo hacer el Barcelona el segundo en varias ocasiones, pero se topó con una Misa Rodríguez sobresaliente y estética que salvó a las suyas de sufrir dalos mayores. Fue bien por arriba, templó gaitas con los pies, dio una exhibición de reflejos y firmó palomitas que pudieron captar las cámaras.

Cuando el Real Madrid logró soltar los nervios del debut dio buenas muestras de su potencial. Kenti Robles fue la más incisiva en ataque en el primer acto. Lo intentó desde el carril diestro disparando y asistiendo, pero cuando más daño hizo fue cruzándose hacia el centro. La ocasión blanca más clara nació de sus botas. Una internada con disparo a pierna cambiada que Paños rechazó a contrapié y que Kosovare Asllani acabó metiendo en la jaula, un gol anulado por la trencilla al entender que la sueca había rematado tras cometer falta sobre la meta alicantina.

Hansen decidió el partido desde la banda derecha

La segunda parte fue una cita rápida. Un ‘Firtst Dates’ con cámaras incluidas que el Barcelona sentenció con una jugada que repitió una y otra vez con acierto. Caroline Graham Hansen hizo suyo el carril diestro y volvió locas a Marta Corredera y Olga Carmona. La noruega asistió desde línea de fondo para que la pelota golpeara entre Misa y Babett Peter y acabara en la jaula; y asistió posteriormente a Lieke Martens, que definió con una volea, y Alexia Putellas, que anotó tras un giro de tobillo de mucha clase.

La cita llegó a su fin dejando al Barcelona como el primer líder del curso y al Real Madruid como el primer colista. Y a todos los aficionados con ganas de más. Una relación de amor-odio que siempre recordará este día. La primera vez.

MARCA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *