24 de noviembre de 2020

El francés Démare vuelve hacerlo

El galo sigue siendo prenda de garantía para el Groupama, la Ciclamino tiene un dueño muy «egoísta» cero y van tres

Arnaud Démare  (Groupama FDJ)ganó la etapa 7 del Giro de Italia tras un gran embalaje, en un día muy rápido donde el terreno se dio para la lucha de velocistas por la ‘maglia ciclamino’. Démare, dueño del maillot ciclamino, le tomó más ventaja a su principal perseguidor Peter Sagan (Bora) en los sprints intermedios y con la victoria del día.

El francés ya suma tres victorias en esta edición de la ronda italiana. En el segundo lugar llegó Sagan, que no logró superar al ‘galo’.

Por otro lado, el dueño de la ‘maglia’ rosa de líder de la competencia sigue siendo el portugués Joao Almeida (Quick Step), que se ha mantenido sólido durante esta semana. 

La fracción 7 fue muy rápida desde los primeros pedalazos. No tuvo ningún puerto de alta montaña, aunque algunos desniveles estuvieron en el recorrido, pero sin importancia.  

La jornada tuvo un recorrido entre Matera y Brindisi con 143 kilómetros de trayecto. Hubo dos sprints especiales en el kilómetro 65.5 y 78.5. 

Se hizo una pequeña fuga, pero no logró contar con mucha diferencia, pues el terreno llevó al pelotón a una gran velocidad para llegar en embalaje. Los equipos en los últimos 5 kilómetros empezaron a ubicar de la mejor forma a sus velocistas para luchar por la victoria de etapa, ahí se destacaron los ciclistas colombianos Álvaro Hodeg, Juan Sebastián Molano y Fernando Gaviria. 

Por otro lado, Arnaud Démare y Peter Sagan también se metieron en el duelo por la lucha del maillot de puntos. Al final fue Démare quien superó a sus rivales y nuevamente logró un triunfo en la competencia.

Entretanto, la etapa 8 del Giro de Italia se disputará entre Giovinazzo y Vieste con 200 kilómetros, una de las fracciones más grandes de la competencia. Este recorrido será también para velocistas con llegada plana.  

En el trayecto los protagonistas escalarán dos puertos de alta montaña; a la mitad de recorrido estará presente el Monte Sant’Angelo de segunda para luego pasar por uno de cuarta categoría al kilómetro 157 en La Guardiola

uma una nueva victoria en la carrera más rápida en la historia del Giro de Italia con una media de 51,230 km/h superando así la 18ª etapa del 2012, donde se llegó a rodar a 49,420 km/h y en la que ganó, también al sprint, el italiano Andrea Guardini. Con este nuevo triunfo, el ciclista francés del Groupama FDJ suma su tercera victoria en la ronda italiana 2020 tras imponerse en meta a Peter Sagan (Bora), que se vuelve a quedar con la miel en los labios, y a Michael Matthews (Sunweb). Asimismo, esta nueva conquista le permite añadir su 13ª victoria a su palmarés de este año y se consolida como el mejor velocista en esta temporada tan atípica.

En cuanto a la clasificación general, Pello Bilbao ha perdido la segunda plaza tras perder seis segundos meta y Wilco Kelderman consigue alzarse a esta segunda posición que ha perdido el vizcaíno. Por su parte, Joao Almeida sigue liderando el Giro con 48 segundos respecto al ciclista del Sunweb.https://www.dailymotion.com/embed/video/x7wqd3u?&autoplay=1

Los abanicos, protagonistas en el inicio de la carrera

Las casas excavadas en roca caliza (Sassis) de la ciudad de Matera han sido testigos directos de la salida de la séptima etapa, donde los abanicos han puesto en peligro a hombres como Fugslang, Pozzovivo, Bilbao y Yates en los primeros instantes de la carrera. Los primeros kilómetros de la etapa no permitieron relajarse y estos ciclistas llegaban a perder casi un minuto respecto a sus rivales. Sin embargo, terminaban entrando en el grupo delantero gracias al trabajo de sus compañeros, que rodaban en la primera hora a 56 km/h.

Una vez juntos, Pellaud (Androni) y Frapporti (Vini Zabu) buscaban abrir hueco con el gran grupo pero el ritmo del pelotón no permitía abrir hueco y la pareja era neutralizada después de rodar 20 kilómetros en cabeza. A partir de este momento, los equipos de los velocistas imponían sus trenos hasta la llegada. Sin embargo, una caída a falta de 45 kilómetros volvía a cortar a Pozzovivopero no tenía ningún problema para entrar de nuevo en el gran grupo, al igual que Ilnur Zakarin.

Clasificación general:

Una nueva oportunidad para los velocistas puros

La jornada de mañana volverá a permitir a los sprinters luchar por la victoria pero antes deberán superar un puerto de segunda y otro de cuarta, que no tendrán mucha influencia en la llegada. La segunda mitad de la etapa cuenta con algún repecho y alguno de los velocistas podría acusar este esfuerzo en la llegada a Vieste.

Mixta para otros

Para otros analistas es una Etapa mixta con la primera parte llana seguida por la segunda mucho más exigente en el Gargano. Desde Giovinazzo hasta Manfredonia, la carrera continúa por rectas a lo largo de la costa del Adriático. Después de Manfredonia, la altimetría cambia notablemente, ya que arranca la subida al Monte Sant’Angelo y se recorre todo el panorama en continuos altibajos salpicados de innumerables curvas hasta Vieste. Posteriormente, la carrera vuelve a la costa para afrontar los dos kilómetros finales.

La octava etapa, que dará comienzo en Giovinazzo y concluirá en la localidad de Vieste. Un trazado de 200 kilómetros por donde recorrerán una cota de segunda y una de cuarta en un recorrido con final accidentado, donde un duro repecho (15-17%) en la vía Saragat decidirá el ganador de la etapa.

Ya en la costa del Adriático, es una etapa que llama inicialmente a una fuga, su recorrido podría contar con fuertes vientos hasta llegar al Monte Sant’Angelo, a mitad del trazado, para luego pedalear entre repechos que poco a poco irán desgranando al pelotón

Fuente MARCA, AS, Antena 2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *