25 de noviembre de 2020

Jornada de Champions productiva para los ingleses y españoles

Başakşehir 0 – 2 PS G

Neymar lesionado

La estrella brasileña del París SG Neymar se retiró lesionado en la primera parte del partido que enfrenta este miércoles al campeón francés con el Basaksehir turco, de la segunda jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones.

Sobre el minuto 20 del encuentro, Neymar se acercó a la banda para ser atendidos por los fisioterapeutas del equipo francés, quejándose aparentemente de problemas musculares en su muslo izquierdo.

Aunque trató de continuar, Neymar pidió el cambio poco después y en el minuto 26 fue sustituido por el español Pablo Sarabia.

El astro brasileño se marchó directamente a los vestuarios y no se quedó en el banquillo como suelen hacer los futbolistas que son sustituidos.

La baja de Neymar es un duro golpe para un París SG bajo presión después de perder 2-1 contra el Manchester United en el Parque de los Príncipes en el debut en la competición hace una semana.FuenteAFP

Krasnodar 0 – 4 Chelsea

Chelsea 2020

Chelsea logró una clara victoria ante un debutante en la Liga de Campeones, el Krasnodar ruso (0-4), en un partido en el que los ingleses demostraron mucha más pegada que juego.

A falta de brillo, el equipo londinense demostró que tiene un gran fondo de armario. Fue suficiente con un gol en la primera parte y tres en el último cuarto de hora, cuando los rusos más achuchaban, para sumar los tres puntos.

El mejor jugador del encuentro fue Ziyech, fichado esta temporada del Ajax. Las intervenciones del zurdo marroquí fueron lo único destacado del equipo de Frank Lampard durante casi todo el encuentro.

El técnico inglés aún tiene mucho trabajo por delante para lograr engrasar la máquina de un equipo que hizo un desembolso multimillonario este verano.

El Krasnodar llegaba con importantes bajas en su once titular: el sueco Claesson, el francés Cabella y el brasileño Wanderson.

Mientras, Lampard tenía donde elegir. Con respecto al empate en la primera jornada ante el Sevilla, introdujo cuatro cambios: Thiago Silva se quedó en Londres, mientras Kante, Pulisic y James arrancaron desde el banquillo.

Los “toros” no se arredraron y salieron a por el partido desde el pitido inicial. Mendy, que se ha asentado como titular en la portería por delante de Kepa, tuvo que ejercitarse a fondo a los tres minutos para desviar con las yemas de los dedos un disparo colocado de Utkin que se colaba entre los tres palos.

Que los ingleses tienen un problema de gol, es evidente. Pero desaprovechar un penalti no estaba dentro de los planes del Chelsea.

Un penalti tonto cometido por Kaio a Werner dio la oportunidad a los visitantes de adelantarse en el marcador. Jorginho lo lanzó como Bruno Fernandes, dando un salto antes de disparar, pero el balón fue escupido por el poste y después de golpear la espalda de Safónov fue despejado por la defensa rusa. (min.14)

El Chelsea aburría con muchos pases horizontales y únicamente Ziyech lo intentaba desde la izquierda con cierto peligro.

Mientras, los locales lanzaron varios contraataques muy bien intencionados, aunque le faltó acertar en el último pase.

El gol llegó en una jugada aislada. De nuevo el zurdo marroquí criado en Holanda inició la jugada, el balón llegó a Hudson-Odoi, cuyo flojo disparo se le escapó incomprensiblemente de las manos a Safónov, considerado el futuro portero de la selección rusa. (min.37)

No se sintió más cómodo el Chelsea con el resultado a favor. En la segunda parte los rusos siguieron adelantando líneas, mientras Lampard se desgañitaba en la banda.

Gazinsky pudo marcar en una jugada iniciada por Ramírez y a la salida de un córner el centrocampista ruso remató al larguero a la salida de un córner.

Los rusos acorralaron al equipo londinense. Sólo faltaba superar a Mendy. El portero senegalés mantenía vivo a su equipo.

Mediado el segundo tiempo Lampard perdió definitivamente la paciencia e hizo un cambio a la rusa. Tres cambios de golpe, dos de ellos de ataque: Mount y Pulisic.

Los cambios dieron un resultado inmediato. Un disparo del joven internacional inglés, Mount, fue despejado con la mano por Martinóvich. Penalti claro.

Jorginho no quiso asumir la responsabilidad desde los once metros. Werner, que apenas había participado en el juego, no falló. (min.76)

A partir de ahí, se hundió el equipo local. Lo aprovecharon los pupilos de Lampard para finiquitar el partido. Werner penetró en el área grande, le cedió la pelota a Ziyech, el mejor jugador de la noche, que mareó a la defensa rusa y anotó el tercero. (min.80)

El recién entrado Pulisic puso el último clavo en la tumba del Krasnodar con un gol en el minuto 90 a pase de Abraham. El Chelsea se pone líder del grupo E a la espera del partido entre Sevilla y Rennes.

Ficha técnica:

0 – Krasnodar: Safónov; Smólnikov, Martinóvich, Kaio, Chernov; Gazinsky, Olsson (Spertsyan, min.82), Ramirez, Vilhena, Utkin (Suleimánov, min.74); y Berg (Berg, min.87).

4 – Chelsea: Mendy; Azpilicueta, Rüdiger, Zouma, Chilwell (Emerson, min.81); Jorginho (Kante, min.71), Kovacic (Pulisic, min.71), Ziyech (Abraham, min.81), Havertz, Hudson-Odoi (Mount, min.71); y Werner.

Goles: 0-1, min.37: Hudson-Odoi. 0-2, min.76: Werner (penalti). 0-3, min.79: Ziyech. 0-4, min.90: Pulisic.

Árbitro. Ali Palabiyik (TUR). Amonestó a Olsson y Martinóvich.

Incidencias: partido correspondiente a la segunda jornada de la Liga de Campeones disputado en el estadio Krasnodar ante varios miles de espectadores

Borussia Dortmund 2 – 0 Zenit

Borussia Dortmund consiguió sus primeros tres puntos de la presente Champions gracias a una sufrida victoria sobre el Zenit (2-0) que se empezó a forjar desde el punto de penalti. Karavaev tumbó a Hazard en el área y el colegiado señaló la pena máxima, que transformó Sancho en el 78′ para abrir el marcador.

Haaland, ya en el descuento, puso su 12º gol en 10 partidos de Champions, aprovechando los espacios que dejó el Zenit atrás a última hora.

Poco más necesitó el Dortmund para vencer a un más que serio conjunto ruso. El Zenit llegó al Signal-Iduna Park con una dolorosa derrota en la primera jornada frente al Brujas y se fue de allí, esta vez sí, con una lógica derrota que, sin embargo, peleó mucho más que la de la primera jornada.

Dortmunds Norwegian forward Erling Braut lt;HIT gt;Haaland lt;/HIT gt; celebrates scoring with the 2-0 goal during the UEFA Champions League group F football match BVB Borussia Dortmund v FC Zenit Saint Petersburg in Dortmund, western Germany on October 28, 2020. (Photo by Martin Meissner / POOL / AFP)

Tanto es así que los de Favre nunca llegaron a cogerle la cara al partido. Las ocasiones más claras siempre llegaban desde fuera del área, por medio de Sancho, el propio Haaland, Hazard, alguna de Witsel, que jugaba ante su exequipo… pero en general, el Dortmund tuvo el control del encuentro sin que esto supusiera un claro peligro sobre la meta rival.

Ferencvaros 2 – 2 Dinamo Kiev


Un gol en el último minuto del marfileño Franck Boli, que había entrado al terreno de juego poco antes, evitó la derrota en la segunda jornada de la Liga de Campeones del Ferencvaros ante el Dinamo Kiev, que había llegado a disfrutar de dos tanto de ventaja.

El acierto del delantero africano, que un cuarto de hora antes había ocupado el lugar del brasileño Isael, frustró al conjunto del rumano Mircea Lucescu, que decayó paulatinamente, afrontó el tramo final con diez jugadores y terminó resignado a su suerte.

Video thumbnail
Gol de Tsygankov (0-1) en el Ferencvaros 2-2 Dinamo de Kiev

El conjunto del rumano Mircea Lucescu fue superado hace una semana en Kiev por el Juventus y el de Sergei Rebrov salió goleado del Camp Nou. En un cuarteto en el que el representante italiano y el Barcelona parecen tener las plazas reservadas para octavos, el conjunto húngaro y el ucraniano buscan su espacio.

Fue el equipo de Lucescu el que más buscó el triunfo en la primera mitad, ante un rival resignado a su condición de comparsa en esta fase de grupos.

Los tiros de Alexander Karavaev o el golpe franco ejecutado por Mykola Shaparenko advirtieron a los locales de Sergei Reborv, casi sin capacidad de reacción.

El Dinamo abrió el marcador antes de la media hora gracias a un penalti propiciado por una mano dentro del área de Igor Kharatin. Lanzó Viktor Tsygankov, que no falló.

Video thumbnail
Gol de De Pena (0-2) en el Ferencvaros 2-2 Dinamo de Kiev

Fue clave el acierto del uriguayo Carlos de Pena. El intento de reacción del equipo húngaro propició más de un contraataque de los visitantes. En uno de ellos, la conducción de Vitaiy Buyalsky y su posterior centro desde la derecha fue aprovechado por De Pena, que envió la pelota a la red.

El tanto, al borde del descanso, fue un mazazo para el Ferencvaros, que se metió otra vez en el partido a la hora de juego, con el gol del noruego Tokmac Nguen, a la media vuelta, tras un pase al área de Oleksandr Zubkoc.

Encerró el Ferencvaros a su rival en el tramo final impulsado por el efecto de los cambios y por la expulsión, por doble tarjeta, de Serhiy Sydorchuk, que dejó a los visitantes con diez en el minuto 85.

Y de la insistencia llegó el premio en una acción de balón parado que terminó con la pelota dentro del área, en los pies de Alissa Laidoune. Su mal tiro alcanzó a Boli, que no perdonó a Denys Boyko y selló el empate, insuficiente para ambos.

– Ficha técnica

2 – Ferencvaros: Denes Dibusz, Gergo Lovrencsics (Endre Botka, m.86), Miha Blazic, Adnan Kovacevic (Lasha Dvall, m.86), Marcel Heister; Somalia, Igor Kharatin (Alissa Laidouni, m.65), David Siger (Robert Mak, m.73); Oleksandr Zubkov, Tokmac Chol Nguen e Isael (Frank Boli, m.73).

2 – Dinamo Kiev: Denys Boyko; Tomasz Kedziora, Illia Zabarnyi, Denys Popov, Alexander Karavaev; Vitaly Buyalskyy (Denys Garmash, m.82), Serhiy Sydorchuk, Mykola Shaparenko (Tudor Baluta, m.89); Viktor Tsygankov (Gerson Rodrigues, m.93), Carlos De Pena y Vladyslav Supriaga (Benjamin Verbic, m.89).

Goles: 0-1, m.28: Tsygankov, de penalti; 0-2, m.41: De Pena; 1-2, m.59: Tokmac Nguen; 2-2, m.90: Franck Boli

Árbitro: Ivan Kruzliak (SVK). Expulsó, por doble amonestación, a Sergiy Sydorchuk (m.86), del Dinamo Kiev. Mostró tarjeta amarilla a Somália, Marcel Heister, Igor Kharatin, Laidouni, Tokmac Nguen del Ferencvaros y a Buyalskyy, del Dinamo Kiev.

Incidencias: encuentro de la segunda jornada del Grupo G de la Liga de Campeones disputado en el estadio Groupama Arena de Budapest.

Club Brujas 1 – 1 Lazio

Video thumbnail

Lazio sobrevivió ante el Brujas (1-1) con un equipo de circunstancias. El COVID-19 dejó en cuadro a los de Simone Inzaghi, que tuvo que hacer ‘encaje de bolillos’ para recomponer un once muy mermado por ¡12 bajas!Muchas de ellas, capitales: Immobile, Luis Alberto, Lucas Leiva, Luiz Felipe, Strakosha…

El ‘Tucu’ Correa, entre tanta ausencia, se echó el equipo a la espalda. El ex del Sevilla recibió de Marusic a los 14′, la dejó correr lo justo y batió a Mignolet con un disparo ajustado al palo largo para anotar su primer gol del curso.

El prometedor De Ketelaere pudo empatar en el 23′, pero remató alto con todo a favor. El 1-1 llegó en el 42′, al borde del descanso. Vanaken aprovechó un ingenuo penalti de Patric sobre Rits para llevar las tablas al marcador.

Mereció más el conjunto de Philippe Clement. Si no lo logró fue ‘por culpa’ de Pepe Reina. El meta español, de 38 años, hizo historia al jugar la Champions con cuatro equipos distintos: Barcelona, Liverpool, Nápoles y Lazio. Sólo un portero, Morgan de Sanctis, ha jugado con más clubes (5).

Bajo palos estuvo fantástico. Reina tocó lo justo para desviar a córner un mano a mano con Dennis en el 52′. En el 64′ se empleó aún más a fondo para sacar un cabezazo picado de Rits de la cepa del poste.

El Brujas tampoco tuvo su día. Sobol (66′) y Vormer (79′) perdonaron sendos goles con Reina ya prácticamente batido. Al final, reparto de puntos que deja a Lazio y Brujas (4 puntos) como líderes del Grupo F. Le siguen Dortmund (3) y Zenit (0).

Juventus 0 – 2 Barcelona

Barcelona vs Juventus, Champions League

n gol del francés Ousmane Dembelé al cuarto de hora y otro de penalti de Leo Messi al final, plasmaron la superioridad del Barcelona en Turín (0-2), en el estadio Allianz en el encuentro de la segunda jornada del Grupo G de la Champions.

La falta de acierto evitó un marcador más amplio para el equipo español, que protagonizó su mejor partido de la temporada. El VAR, que anuló tres goles a Álvaro Morata, evitó algún premio para el cuadro italiano.

El buen arranque del conjunto de Ronald Koeman tuvo su momento en el minuto 14 cuando una acción individual de Dembelé, que culminó con un disparo al borde del área que rebotó en un defensa, se envenenó para el meta polaco Wojciech Szczesny y alcanzó la red.

Juventus, al que se le anularon tres goles por fuera de juego de Álvaro Morata, buscó el empate aunque las ocasiones más claras fueron para el equipo español, que pudo alcanzar un triunfo mucho mayor.

En el tramo final, cuando el Juventus se quedó con un jugador menos por la expulsión de Merih Demiral, Barcelona amplió su renta con un penalti transformado por Leo Messi.

Barcelona, que en la primera jornada goleó al Ferencvaros, lidera el Grupo G con tres puntos de ventaja respecto al Juventus

Manchester Utd 5 – 0 RB Leipzig

Manchester United

Marcus Rashford, el héroe de los niños desfavorecidos en Inglaterra, mostró su faceta goleadora dentro del campo y ayudó con tres dianas al abultado triunfo del Manchester United contra el RB Leipzig (5-0).

El jugador inglés, que mantiene una cruzada contra el Gobierno británico buscando que este apoye los menús escolares gratuitos a los niños pobres durante las vacaciones de verano, acalló a los que le piden que se centre en el fútbol con un ‘hat trick’.

Sus tantos, unidos al que abrió el marcador, obra de Mason Greenwood, las paradas de David de Gea, y el gol de Anthony Martial, propician el segundo triunfo del United en la competición, opositando claramente a estar en los octavos de final.

El United llegaba al encuentro con la «tranquilidad» de haber sacado los tres puntos de un escenario inesperado como el Parque de los Príncipes. El Leipzig también había empezado la Champions ganando, pero esta vez en casa y ante el más débil del grupo, el Basaksehir turco.

El choque de líderes enfrentaba el estilo alegre del Leipzig y en ocasiones kamikaza contra un United más pragmático que trataba de sostener el control con varias rotaciones.

Ni Marcus Rashford, ni Bruno Fernandes salieron de inicio, después del duro duelo del fin de semana contra el Chelsea, dando paso a Anthony Martial, sancionado en la Premier, y al joven Mason Greenwood, salpicado por unos supuestos actos de indisciplina.

La falta del héroe portugués y del capitán del triunfo ante el PSG pasó factura al United en los metros finales, pero, por segundo partido consecutivo, el equipo se mostró muy seguro atrás y certero arriba, aprovechando prácticamente la única ocasión clara que tuvieron en la primera parte.

Primero avisaron con un disparo de Fred al que estuvo muy atento el húngaro Gulacsi, y después confirmaron con una rápida transición ofensiva.

Fred robó un choque en el centro del campo, Pogba condujo hasta la frontal y puso un pase filtrado que encontró a Greenwood dentro del área. El inglés tiró de compostura, se deshizo de Upamecano y cruzó la pelota a la red.

Greenwood había dejado su impacto arriba y necesitó de la ayuda de David de Gea para sostener el resultado. El español paró las que tenía que parar. Le sacó un remate a bocajarro a Nkunku y una manopla impresionante a cabezazo de Konaté y dejó el camino despejado para que Rashford, salido desde el banquillo, matara el encuentro.

El delantero hizo el segundo aprovechando un pase desde su campo de Bruno Fernandes. Se plantó delante de Gulacsi y lo batió por bajo.

La revisión del VAR no apreció fuera de juego y el United tomó carrerilla para arrasar al Leipzig en los minutos finales.

Los alemanes subieron mucho la línea defensiva y lo pagaron. Rashford les hizo el tercero y en un contraataque letal, Sabitzer se vio obligado a hacer penalti sobre Martial que convirtió el propio francés.

Incluso Cavani se estrenó con la camiseta de los ‘Diablos Rojos’, pero en fuera de juego, por lo que no subió al marcador. Sí lo hizo el último de Rashford ya en el descuento.

Los de Ole Gunnar Solskjaer dominan el Grupo H con seis puntos, con tres de ventaja sobre el PSG y el Leipzig.

– Ficha técnica:

5 – Manchester United: De Gea; Shaw, Maguire, Lindelof, Wan-Bissaka (Tuanzebe, m.81); Matic, Fred, Pogba (Cavani, m.81); Greenwood (Rashford, m.63), Martial y Van de Beek (Fernandes, m.68).

0 – RB Leipzig: Gulacsi; Halstenberg, Upamecano, Konaté, Henrichs (Sabitzer, m.63); Kampl (Kluivert, m.75); Angeliño, Forsberg, Olmo, Nkunku (Sorloth, m.65); Poulsen.

Goles: 1-0. Greenwood, m.21, 2-0. Rashford, m.76, 3-0. Rashford, m.78, Martial, m.86 y 5-0. Rashford, m.90+2.

Árbitro: Slavko Vinčić (SVN) amonestó a Matic (m.34) por parte de los locales y a Henrichs (m.46), Kluivert (m.77) y Sabitzer (m.86) por parte de los visitantes.

Incidencias: Partido correspondiente a la segunda jornada del Grupo H de la Liga de Campeones disputado en el estadio de Old Trafford (Mánchester) a puerta cerrada.

Sevilla 1 – 0 Stade Rennais

Video thumbnail

Sevilla saboreó su primera victoria en la Champions tras arrollar por fútbol al Stade de Rennesy doblegar a los franceses por la mínima, con un solitario gol de Luuk de Jong, en un ejercicio de masoquismo ante la portería rival. Es imposible que un equipo tenga más de 20 disparos con intención de dañar a tu rival y sólo sea capaz de acertar en uno de ellos. Es el gran mal de un gran Sevilla, quien al menos se quitó el mal sabor de los últimos tropiezos y rompía una racha de 407 minutos sin marcar, desde que lo hiciese precisamente el holandés De Jong. Tres puntos en Champions, al fin y al cabo, para destacarse junto al Chelsea en las dos primeras plazas del grupo.

Parecía que no hubiesen pasado tres días desde que los jugadores del Sevilla se dieran cabezazos con el poste por no poder anotar en la portería del Eibar, que aguantó un asedio en la segunda mitad para llevarse la victoria de Nervión. El equipo de Lopetegui no deseaba especular. Acelerar por banda y rematar. Sin contemplaciones. Había que quitarse la losa de los tres partidos sin marcar y las numerosas ocasiones -hasta 14 disparos en el primer tiempo- no hicieron más que hurgar en la herida de la falta de eficacia. Sucesión de disparos: Ocampos desde la frontal; Jesús Navas desde el borde del área; Munir al larguero de volea tras pase lateral de Ocampos. Todo en seis minutos.

El Sevilla no bajó el ritmo, pese a alguna arrancada francesa en los pies de Doku, un auténtico velocista. Diego Carlos y Koundé, tras sendas jugadas precedidas de un balón parado, rozaron el gol. Y nuevamente Ocampos, quien está peleado con el gol -como la mayoría del equipo- fallaría un mano a mano incomprensible. Llegaba el descanso con un Sevilla que ni sabía cómo podía ir igualado en el marcador. El Rennes se llevaba un botín inmerecido. Todo por jugar. Lopetegui miraba a todos lados, sin comprender qué había ocurrido. El mensaje a sus hombres era seguir igual. Y si eso, marcar alguna. Que falta le hacía al conjunto andaluz.

De Jong, el goleador

El segundo tiempo comenzaría con la misma tónica, aunque sin avasallar los de blanco. Debían esperar su momento. Sin descoserse porque un gol en contra ya podría ser fatal. Demasiado remar para un equipo con esa ineficacia en el disparo. En el primer periodo, justamente el delantero centro, no tuvo ninguna oportunidad destacable. De Jong, como siempre, debía hacer un trabajo oscuro para la producción de ocasiones y remates de sus compañeros de ataque (Munir y Ocampos). Y en la primera que tuvo el holandés, para dentro. Acuña controló un pase en largo en banda izquierda y su buen pase con efecto hacia atrás lo conectó el ariete desde el punto de penalti para hacer el primero. Gran pase del argentino, uno de los mejores en ataque, y gran remate del hombre-gol. Tres suma ya en este curso. Nada que ver con el De Jong del año pasado.

Y con esa confianza que le dio el gol, De Jong hizo un remate digno de la final de la Europa League ante el Inter, tras un saque de Jordán desde una falta lateral. El meta francés sacó una enorme mano. La superioridad sevillista era total. El plus que le dio al equipo la titularidad de Jules Koundé es indescriptible. Acuña, por ejemplo, no se había atrevido hasta ahora a vivir en campo contrario. Jesús Navas está habituado a ello. El central le da una tranquilidad a sus compañeros indispensable para que la máquina funcione perfecta. Y si encima comienza a hacer pases estilo Kimmich a la espalda de los centrales…

Con un resultado tan corto, pese al buen partido, tocaba sufrir en el último tramo. Grenier probó a balón parado los reflejos de un enfadado Bono con la barrera. Ocampos volvería a tener otra sin oposición, con un cabezazo que salió fuera por poco. Era matar o sufrir hasta el final. Jordán lanzó un segundo lanzamiento al larguero. Otra más. Ya iban 20 disparos. Minutos finales de sufrimiento. No hubo castigo final a tantos errores en la portería rival. Hubiese sido un castigo inhumano. Como el fútbol de un Sevilla que funciona como un reloj pero que si se moja al llegar al área, se descompone.

Fuente; EFE, Marca, AFP, ANTENA 2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *