Maradona; Odiado y Amado, pero sin duda Genio

Capitulo V: El D10S como DT

Maradona DT de Mandiyú: Cómo empezó la historia del Diez en el banco

Ángel Bernuncio fue el autor del primer gol del conjunto correntino en la era del Diez, en la temporada 94/95. En diálogo con Infobae, desgrana la filosofía del Diez sin la pelota en los pies, qué cambió con los años en el banco de suplentes y su principal virtud, que también ostenta el técnico campeón de América13 de Septiembre, 2019


«No se si con Maradona entrenamos mucho, pero comíamos unos asados bárbaros». La frase, firmada por Guido Alvarenga, entonces N° 10 de Deportivo Mandiyú de Corrientes, suena cruel, ingrata. Y choca con el recuerdo que atesora Ángel Bernuncio, quien pasó a la historia por haber sido el autor del primer gol del Maradona entrenador. Sucedió en lasexta fecha del torneo de Primera 1994/1995, ante Rosario Central(que se impuso 2-1, con goles de Omar Palma y Pablo Vitamina Sánchez). El ex mediocampista rompió el arco con un remate furioso. «Siendo un 5 de contención, no tenía tantas chances de goles, pero en la era Maradona hice el primer gol. Fue lindo vivirlo y disfrutarlo con él», recuerda ante la consulta de Infobae.

Maradona en Mandiyu.jpg

Ángel, ex entrenador de las selecciones juveniles de Perú, Almagro y Barcelona de Ecuador, no descree de las capacidades del Diez para ponerse al frente de un plantel. Y se basa en la memoria y en lo que observó en sus últimas experiencias, sobre todo, en Dorados de Sinaloa. «No lo veo como nada extraño que tenga su oportunidad en nuestro fútbol, han llegado a dirigir entrenadores sin ninguna experiencia, y Diego la tiene. Tendrá que habituarse a nuestro fútbol, que es muy difícil. La dirigencia de Gimnasia está dando un golpe de efecto, y qué mejor que tenerlo a Maradona como técnico», dio su opinión sobre la revolución que vive La Plata por el arribo del astro al Lobo.

«Lo que buscó el presidente es algo bomba, que acapare las luces. Muchas veces como dirigente necesitás estos golpes de efecto. Si vos me preguntás a mí qué pienso de él como DT, tuve la posibilidad de tenerlo, ydejó una muy buena sensación en los jugadores que lo tuvimos. Y eso que no era buen momento del club, dirigencialmente la situación era muy mala y no ayudaba nada», prologó la pintura sobre aquél Maradona.

Volvamos al pasado: Diego venía de ser suspendido por dóping en el Mundial de Estados Unidos 1994. Mandiyú vivía en un contexto complicado en lo institucional y lo deportivo. A Sergio Goycochea, entonces arquero del elenco, se le ocurrió el nombre de Maradona, quien convocó a Carlos Fren como ayudante de campo y a Elvio Paolorosso (luego colaborador de Gerardo Martino en la Selección y en el Barcelona) como preparador físico. Por un lado, las horas lentas de Corrientes, tardes de pesca y asados. El infierno, del otro.

«El presidente Roberto Cruz, después de ese desastre, termina sufriendo la institución, no nos pagaba a los jugadores, al cuerpo técnico. Pero así y todo Diego nos cambió la cabeza. Nos afianzó a pesar del momento que pasaba el club, que era horrible en lo económico y en todo. Mientras estuvo él, se aguantó. Apenas se fue, se cayó todo, como se preveía», lo presentó como un dique de contención para el derrumbe.
 
¿Cómo era el Maradona entrenador de entonces? ¿Todavía tenía el chip del jugador puesto?
No, no es que tenía el chip del futbolista y no el de técnico. El chip del jugador lo tenía adentro, pero como todos los que salimos de un vestuario. Sí estaba siempre corrigiendo, alentando, tratando de hacerte sentir que podías dar más, convenciéndote.

¿Y cuál era su mejor virtud?
Rescato la visión que tenía, ve cosas que en general los demás técnicos no ven. Hoy en general son más esquematizados. Su paso por México fue bueno. Yo trabajé allá (en Tigres de Nuevo León) y él estuvo en un buen club, con pasado en Primera. Si no lo operaban de la rodilla, iba a pegar el salto a Primera en México. Mi sensación es que iba a dirigir a los Xolos de Tijuana en un futuro cercano. Fue un golpe impresionante en Sinaloa lo que provocó, incluso en cuanto a la taquilla y a las camisetas que se vendieron; al marketing. Las campañas fueron buenas, el Ascenso en México es muy competitivo. Acá lo subestimamos a Diego.

¿Y a la distancia lo viste como en la época en la que dirigió a Mandiyú?
Lo vi como a un técnico más aplacado, con más experiencia; más por la edad y el recorrido. Vi un entrenador que se llevaba bien con los jugadores, eso en México es fundamental, allá el jugador, aun siendo de Segunda División, gana mucho dinero. Fue una buena prueba para él. Técnicos como Diego, como el Tolo Gallego -de quien Bernuncio fue ayudante de campo- tienen que estar en el mercado. Son gente que sabe mucho de fútbol y dejan mucho para todos.
 
«Desde lo motivacional es el mejor. Era muy demostrativo, familiero. Venían su mujer, sus hijas, su papá. Cuando uno es grande y representa mucho, comparte. Y él compartía todo. Nos hacía parte de todo, de las charlas, de los asados», subraya Bernuncio. Como sucede con cada protagonista que haya sido tocado por el hechizo Maradona, Bernuncio tiene su anécdota.

Dicho quedó, el vestuario era un polvorín por las deudas y la relación tirante del plantel profesional con la dirigencia. Y Diego fue el encargado de evitar el choque de trenes a alta velocidad: «Me quise pelear con el presidente porque no nos pagaba, tuvimos una discusión fuerte, porque Cruz te preometía algo y al rato te lo tiraba para atrás. Y me frenó Maradona, antes de que la cosa terminara peor. ‘Vos sos más loco que yo’, me dijo, ja».

¿Qué significó para vos haber sido dirigido por Maradona?
Me siento orgulloso de haber sido dirigido por él. Y, a medida que pasa el tiempo, lo valoro más, queda en el rincón del recuerdo. Pude compartir cosas que otros no vivieron. La experiencia para mí es fundamental. Además, Diego, cuando está detrás de un objetivo, es feliz. Y cuando es feliz, está mejor. Por eso lo vemos sonreír y emocionarse.

¿Cómo lo definirías como técnico? ¿Es defensivo, ofensivo, equilibrado?
Es equilibrado y ofensivo en la mitad de la cancha, pero busca atacar mucho. En los últimos partidos vi a Gimnasia cometiendo errores defensivos graves, por lo que lo lógico primero va a ser adecuarse a lo que tiene y no ser tan abierto. Armó un cuerpo técnico fuerte, pero tiene mucho carácter, va a ser difícil que le impongan cosas, es un show aparte. En Mandiyú jugaba con un enganche, que era Guido Alvarenga; le gustaba porque jugaba bien, pero también estábamos el Indio (Félix) Morán y yo en el medio, porque buscaba el equilibrio. Atacar con equilibrio. Además tiene algo que yo le vi a pocos técnicos, como el Toto Lorenzo, el Bambino Veira, Roberto Saporiti, Bora Milutinovic, el Tolo Gallego… O el mismo Gallardo en River: tiene ojo para leer lo que está pasando en el partido, Diego tiene esa intuición. Hoy los entrenadores nos pasamos para el otro lado, dejamos el equilibrio. Hoy viene alguien que te dice «atacaron 28 veces por el lado derecho», con las estadísticas. Sí, pero eso lo tenés que ver durante el partido, mismo en el juego, no cuando ves los números. Si esperás a eso, ya perdiste. Y Maradona tiene esa capacidad.


Racing una verdadera pasión

1995. Maradona debuta como DT de Racing

El escenario era Mar del Plata, el partido era un amistoso de verano. Lo más destacado del 14 de enero del 95 fue que Diego Maradona se puso por primera vez el buzo de DT de Racing, frente al Rojo en un clásico.

Por momentos fue una noche mágica…

Allá abajo, otra vez en Mar del Plata, el fútbol mezclando presente y pasado. Maradona, en su debut como técnico de Racing, abrazándose con algunos recuerdos: el Boca del ’81 gracias a la presencia de Miguel Brindisi, la Selección Argentina del ’86 con la vuelta de Jorge Burruchaga. Y allá arriba, en las plateas, parte de la historia reciente -y no tanto- dé nuestro fútbol: Jota Jota López, Fillol, Bertoni, Pipo Rossi, Rojitas, Villa, Babington… Por momentos fue una noche mágica, favorecida además por la alquimia que sugiere ir imaginando el nuevo Racing de Maradona y el ¿nuevo? Independiente de Brindisi, hamacándonos entre lo que pasó en una noche de enero y lo que puede pasar en un futuro inmediato. Todo en un clásico, el primero del año, que dejó muchos temas para pensar…¡Que ganas de jugar! Maradona se come las uñas mientras los que corren y juegan son otros.

¡Que ganas de jugar! Maradona se come las uñas mientras los que corren y juegan son otros.

EL NUEVO RACING

A las 22.13, apenas Maradona entró a la cancha, desde una popular bajó el primer «Olé Olé Diegó, Diegó…». Enseguida, la respuesta desde el sector opuesto: «De la mano de Diego se van a la B…» No había empezado el clásico y la sensación despejaba las dudas, el nuevo Racing tenía el sello Maradona desde el vamos. A favor o en contra. Con lo bueno y lo malo, nunca pasará inadvertido. ¿Pero tiene ya el sello de Diego el equipo? Sí, lo tiene. Se lo vislumbra, por ejemplo, en su tremenda motivación -no se necesita ser psicólogo para darse cuenta de que los jugadores están «enamorados» de su nuevo entrenador-. Tal como lo cuenta el Turco García: «Estar con Diego en un entrenamiento es distinto, vos querés demostrarle cosas a él, estás contento…» Los que no están enamorados del técnico son Reinoso y Struway, quienes no se presentaron el día fijado para empezar el trabajo y Maradona decidió separarlos del plantel por considerarlo «una falta de respeto a los compañeros», algo que muchos creyeron que era una broma (porque el Maradona jugador pocas veces llegó a tiempo a una pretemporada), pero estuvo muy lejos de serlo. Cuando le preguntaron a Diego si Reinoso podría volver, contestó con un lacónico «no lo creo». La nueva mano también se ve en el aspecto táctico. Y aquí vale detenerse un instante: Maradona quiere un equipo rápido, con mucho acento en lo físico, lo que se traduce en un líbero, tres defensores haciendo hombre en zona, tres volantes más un enganche y dos delanteros abiertos. La fisonomía final de este mosaico quedará lista cuando al lado de cada función haya un nombre propio más definido y en eso Diego fue muy claro desde el principio: «En Racing va a jugar el que esté mejor, el que nos dé garantías de que va a correr adentro de la cancha». Pero saber quiénes serán los elegidos no es un tema sencillo. Más allá del conocimiento paulatino que hará el técnico de su plantel, está el tema de los refuerzos. Lo de Héctor Almandoz está casi hecho, Maradona dice que es el mejor líbero del país, ¿pero lo sacará a Gustavo Costas? Diego, además, quiere a Caniggia (parece imposible) o al búlgaro Krassimir Balakov (mucho más difícil todavía, según le dijo a EL GRAFICO presidente del Sporting de boa, Sousa Cintra, el juga es transferible, pero 3.500.000 dólares). Es de hoy Racing no tiene muy claro lo que pretende (¿un volante o un delantero?) y mucho menos el nombre del elegido. Pero por ahora, un Maradona afónico hace su primer balance: «Creo que la gente tiene que estar muy conforme y que el cuerpo técnico de Racing tiene que decir muchísimas gracias a los jugadores por la actitud, por la presencia en la cancha, por la personalidad. ¿Qué mensaje les doy a los hinchas? Que vamos a seguir trabajando, se dio un paso adelante pero muy chiquito: lo que nosotros pretendemos es mucho más. Apuntamos al campeonato y trabajamos para es. Dios dirá».¨Seguí así Turco¨ le decía Maradona a Claudio García en el entretiempo. El Turco es uno de los mejores amigos del DT.

¨Seguí así Turco¨ le decía Maradona a Claudio García en el entretiempo. El Turco es uno de los mejores amigos del DT.

OCHO AÑOS NO ES NADA…

Aquel 29 de junio de 1986, en el estadio Azteca de México, el destino los unió en un pase mágico y un gol. A los 84 minutos de la gran final contra Alemania, Diego Armando Maradona capturó una pelota más en el mediocampo y la transformó en un puente ha- la gloria. Del resto se ocupó Jorge Luis Burruchaga, después de una corrida de casi cuarenta metros, definiendo ante la salida de Schumacher para instalar el 3-2 decisivo. De todo esto queda mucho más que un recuerdo: es parte de la gran historia del fútbol argentino. En la noche del 14 de enero de 1995 se volvieron a encontrar en una cancha: Diego como técnico debutante de Racing; Burru como jugador -otra vez de Independiente- después de 18 meses de suspensión. Pero esta vez, claro, no pudieron tirar ninguna pared…

ISLAS-GRONDONA, ¿LA PAZ?

El año empezó con una serie de rumores acerca de Luis Islas, se decía que Brindisi no lo quería, que los dirigentes yo habían arreglado con Comizo… Todo bastante confuso, hasta que Héctor Grondona y el propio Islas aclararon un poco la situación. Primero, el directivo: «No existió de nuestra parte ninguna gestión por arquero… Estoy muy cansado porque ponen en boca nuestra cosas que no decimos. Isla es el arquero de Independiente nada más, y no está pelea con Brindisi ni con los dirigentes…» Después, el arquero «Para mí es una tranquilidad muy grande que Héctor aclare las versiones. Un día me levantaba y leía que estaba peleado con Brindisi, otro día que a Comizzo… Encontraba pelotazos de todos lados y no ninguna respuesta de los directivos». ¿Tema concluido?

VALLEJOS-CRAVIOTTO, LA GUERRA

-iTe vas…!

-¿Por qué, qué hice ahora

– Mirá lo que hiciste…

Iban 24 minutos del primer tiempo cuando Juan Bava y Abelardo Vallejos sostuvieron este diálogo. Enseguida, el árbitro expulsó al defensor de Racing, mientras en el piso yacía Néstor Craviotto, la víctima. Al principio pareció un choque para trabar la pelota, nada más (Bava no había cobrado infracción), pero después el visible corte debajo de la rodilla derecha de Craviotto modificó la sentencia. «Si me agarra la rodilla no sé qué pasaba… Yo fui a trabar, cuando lo vi venir a Vallejos dudé, pero puse la pierna como siempre, abajo. Pero él fue arriba, para mí con mala intención. El sabrá qué hacer con su conciencia, pero yo no voy a ir más a Agremiados, para qué… Ellos tendrían que hacer algo y nunca pasa nada. Lo único que va a pasar es que Vallejos va a volver a jugar la semana que viene», comentó el damnificado después de recibir los tres puntos de sutura.Diego Cagna y Abelardo Vallejos disputan la pelota, así se jugó el clásico.

Diego Cagna y Abelardo Vallejos disputan la pelota, así se jugó el clásico.

Por su parte, Vallejos ofreció su versión: «Yo fui fuerte, tendría que haber ido más despacio, lo reconozco… Craviotto es muy buena persona, no quise lastimarlo. Estoy seguro de que con esto doy material para las críticas, pero mientras tenga el apoyo del técnico y de los jugadores no me voy a hacer demasiado problema. Estoy un poco cansado de que siempre se la agarren conmigo, pero tengo una fama y me la tengo que bancar…»

EL ROJO DE SIEMPRE

El equipo de Brindisi es, lógicamente, muy parecido a sí mismo. Claro, en Mar del Plata le faltaron Rotchen, Perico Pérez, Gustavo López, Rambert y Usuriaga, casi nada. Por eso, sobre todo, fue menos que Racing. La pregunta es qué se puede esperar de un conjunto que en 1994 ganó el Torneo Clausura y la Supercopa, ¿más de lo mismo quizás? En cuanto a triunfos no será fácil, en lo futbolístico los hinchas pueden seguir soñando. Las novedades estarán en la presencia de Jorge Luis Burruchaga, el regreso del paraguayo Roberto Gamarra y la incorporación del zurdo colombiano Orlando Maturana. De Burruchaga ya vimos una primera muestra gratis en su debut ante Racing: toque de pelota e inteligencia intactos, un despliegue físico menor. Y, ante todo, una posición diferente: volante central, en reemplazo de Perico Pérez. «Pensé que me iba a costar más, pero me sentí cómodo y creo que con Serrizuela logramos lo que nos pidió Brindisi, ser la salida desde el fondo. Estoy feliz porque terminé un partido completo después de 18 meses, pero bueno, esto recién empieza…»Nueve años después de consagrase en México 86 como Campeones del Mundo. Maradona y Burruchaga se saludan en la previa del partido.

Nueve años después de consagrase en México 86 como Campeones del Mundo. Maradona y Burruchaga se saludan en la previa del partido.

Por momentos fue una noche mágica… Gracias a la presencia de algunos nombres y a la posibilidad de comenzar a imaginar lo que vendrá. Independiente y Racing estrenaron el fútbol del ’95 así, ofreciendo un clásico caliente. Pero esto recién empieza.

Maradona como técnico de la Selección

Cuando escuchó de boca de Julio Grondona «‘Qué querés hacer?», Diego Maradona recibió el mejor regalo de cumpleaños de su vida. Mañana festejará sus 48 años sin necesidad de pedir ningún deseo. «Ya lo dije, Julio. Quiero ser el técnico de la Selección.» La respuesta del presidente de la AFA hizo que se le iluminaran los ojos y se le acelerara el corazón: «Bueno, es lo que siempre quisiste y por lo que tanto luchaste. Ahora, el fútbol argentino está en tus manos.» En el departamento del 6° piso de un edificio de Puerto Madero donde viven tres de los Grondona, los que participaron de la reunión decisiva (Julio y Humberto Grondona, Maradona y Carlos Bilardo) sellaron el futuro de la Selección rumbo a Sudáfrica 2010. 

La sucesión de Alfio Basile es un hecho. Maradona será el técnico. Bilardo, el director general de Fútbol de la AFA. Los ayudantes de campo se resolverán luego de la reunión que ambos mantendrán hoy con Sergio Batista y José Luis Brown (el elegido en primer momento). Y como PF trabajarán Fernando Signorini (estuvo 10 años al lado de Diego) y Javier Vilamitjana (Maradona lo llevó a Boca luego de trabajar con el doctor Néstor Lentini en el CeNARD).’Cómo es la historia secreta del desembarco de Maradona como DT de la Selección? A la mañana siguiente a la renuncia de Basile, Diego lo llamó a Grondona para decirle que quería ser su sucesor.

El presidente de la AFA viajó a Zurich, para el congreso de la FIFA, pero le prometió que a la vuelta se iban a reunir. Y cumplió. El viernes, por su parte, Bilardo lo llamó desde Mar del Plata a Noray Nakis –integrante del Comité de Selecciones– para decirle lo mismo. «Carlos, yo quiero que el técnico sea Maradona», fue la respuesta del presidente de Armenio. A los 20 minutos, Bilardo repitió el llamado, pero cambió su posición: «Está bien, pero yo voy con Diego, entonces.» A partir de ahí, Nakis, junto a los hijos de Grondona, Humberto y Julito, fueron los impulsores de la dupla Maradona-Bilardo. Y también, especialmente Nakis, quienes más «le hicieron la cabeza» al presidente para bajar a Carlos Bianchi, el preferido de la gente en las encuestas. «No podés darle la Selección después de las barbaridades que dijo de vos», disparó Nakis.Había un detalle: zanjar las diferencias que últimamente surgieron entre Grondona y Bilardo. El presidente lo llamó al ex técnico el lunes al mediodía y se reunieron a la tarde, antes de que Grondona fuera a la AFA para escuchar a los miembros de la Comisión de Selecciones, que –salvo Nakis y Enrique Merelas– quedaron pintados con esta decisión.Maradona llegó al país ayer a las 10 y dos horas más tarde recibió el esperado llamado de Grondona.

Se dio un baño y se preparó en su casa de Ezeiza para ir a la reunión con El Capo. En camino, se enteró que también iba a estar Bilardo. «Acá hay algo raro», dijo en voz alta. Pero, «cuando llegué, Julio me aclaró que habían limado las asperezas y me quedé más tranquilo», reveló el propio Diego. Humberto llevó a Bilardo –padrino de su hija, operada ayer– al encuentro con su padre y Maradona.En declaraciones radiales y televisivas, Diego ya entró en funciones:

1) «Por la Selección, dejo todo.»

2) «Quedó claro que el equipo lo formo yo y lo paro yo en la cancha.»

3) «Mi primer trabajo es hablar con los jugadores y convencerlos cabecita por cabecita. Hay que reflotar el orgullo por vestir la camiseta argentina. Y que no se puede cambiar dinero por gloria.»

4) «Los jugadores del fútbol local tienen que volver a sentirse respaldados.»

5) «Messi es un jugador fenomenal al que hay que quitarle responsabilidades y hacerlo jugar para disfrutarlo. Transmitirle mi experiencia a él, al Kun y a Tevez les servirá de mucho.»

6) «Verón y Riquelme tienen un lugar en mi Selección.» Ya se puso el buzo. Y mañana será oficial…

Como entrenador de Al Fujairah, en Emiratos Arabes

Maradona, ,llega de 56 años, «No le tengo miedo al desafío, todo lo contrario. Tengo muchas ganas de conocer a los jugadores, tengo ganas de saber cómo entrenan, cómo se alimentan, cómo le pegan a la pelota. Es todo nuevo. Es una serie menor, pero que yo la tomo como si fuera la mejor del mundo», manifestó Maradona cuando firmó su vínculo.

Al Fujairah fue la quinta experiencia como entrenador del nacido en Villa Fiorito, que anteriormente estuvo en Mandiyú (1994), Racing Club (1995), el seleccionado argentino (2008/10) y Al Wasl, Emiratos Arábes (2011/12).

CLUBESPARTIDOSVICTORIASEMPATESDERROTASPUNTOS%
MANDIYÚ DE CORRIENTES (1994)121658*33,3
RACING CLUB DE AVELLANEDA (1995)1126310*45,4
SELECCIÓN ARGENTINA (2008-10)2418065475
AL-WASL (EMIRATOS ÁRABES) (2011-12)2311393652,1
AL-FUJAIRAH (EMIRATOS ÁRABES) (2017-18)117312472,7
DORADOS DE SINALOA (MÉXICO) (2018-19)35181076460,9

FUENTE; Diario Deportivo, El Gráfico, La Nación, Clarín, RADAR DEPORTIVO, ARCHIVO PERSONAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *