Mañana una CRI que decide muchas cosas

Etapa 13 (3 de noviembre) Muros – Mirador de Ézaro/Dumbría 33,5 KM CRI

Galicia acogerá la única crono de esta edición de La Vuelta.Con una contrarreloj llana junto al mar y y con una explosiva subida al bello Mirador de Ézaro, de 1,5 km al 14% de media, con pendientes imposibles de hasta el 28%. En este caso, la ascensión final al Mirador de Ézaropodría provocar un cambio de bici en los hombres que estén luchando por la general.

l ecuatoriano Richard Carapaz y el esloveno Primoz Roglic protagonizarán el gran duelo por la roja tras la segunda jornada de descanso. Se jugarán la Vuelta a España en dos citas decisivas de la última semana: la contrarreloj de Ézaro del martes y el ascenso a La Covatilla, el sábado.

Son los únicos candidatos y acuden a la cita con el reloj separados por 10 segundos, conscientes de que la general quedará prácticamente decidida al final del muro gallego tras recorrer 33,7 kilómetros en esfuerzo individual. Esta vez sin bonificaciones ni decisiones polémicas de los jueces. Un duelo puro.

La Vuelta llega apretada en los primeros cuatro puestos de la general. Seis finales en alto y jornadas de viento no han sido suficientes para despejar el panorama en la jefatura del podio. Las montañas asturianas no despejaron la incógnita, de manera que Carapaz y Roglic llegan empatados a la hora de la verdad.

Al acecho el británico conquistador del Angliru Hugh Carthy a 32 segundos y el irlandés Daniel Martin a 35. No hay más aspirantes claros, ya que en la quinta plaza aparece el español Enric Mas, ya a 1:50 minutos.

A partir de ahí, las diferencias pasan de los 5 minutos. Dentro del top 10, el ciclismo español aporta otros dos nombres, dos veteranos, Alejandro Valverde (40 años), octavo, y Mikel Nieve (36), décimo. Un dato que eleva el mérito de ambos corredores y que a la vez hace pensar sobre la necesidad de revitalizar el pelotón nacional.

EL COMENTARIO DE FERNANDO ESCARTÍN

Una crono llena de incógnitas. Será una etapa para especialistas en un terreno llano, que discurrirá a orillas del mar, con viento previsiblemente de cara. Los contrarrelojistas partirán con una gran ventaja con respecto a los escaladores. La subida final al Mirador de Ézaro (1,5 km) podría favorecer los cambios de bici: de contrarreloj a carretera.

MARCA, ANTENA 2 , WEB Oficial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *