River Plate todo poderoso humilla al «bolso» en su propio estadio y se mete en semifinales

¿Qué es sensacional? Sensacional es volver de una cuarentena y que no se note. Entrenar las piernas y la capacidad de resiliencia y mantenerte vigente. Reinventarte cuando el virus, las bajas -físicas y de nivel- conspiran contra el juego y la estructura.

Sensacional es que si te falla Nacho Fernández tengas la capacidad para promover en nivel de elite, cinco estrellas, a Carrascal. Y que el colombiano entonces se convierta en figura en los cuatro partidos de la fase final, remixando fintas de PlayStation con ingenio táctico para desplazar rivales con un golpe de cadera para habilitar o sacudir una red con un revés de botín

Sensacional es alcanzar, otra vez, las semifinales de una Libertadores. Cuarta vez consecutiva, quinta en una era, la de Marcelo Gallardo, que de por sí ya es magnífica pero cuyo secreto es competir sin permitirse el relax post logro. Con la misma voracidad cada año. Casi un milagro, en esta era de proyectos a largo plazo con rápido vencimiento.

Sensacional es River, en síntesis. Este River. Aunque no luzca ni juegue con la inteligencia artificial del equipo que fue finalista de la Libertadores en 2019 o que arrancó, ya sin Palacios, el 2020. La virtud del vigente equipo de Gallardo es su capacidad para la metamorfosis: pasó de trabajar un 2 a 0 en Avellaneda a ser lúcido y práctico en el primer tiempo en Montevideo, atacando los espacios que dejaba un adelantado Nacional, necesitado de un gol para entrar de nuevo en la serie. Estratégicamente el plan de MG funcionó: si hubo una roja a Rochet fue porque River cortó bien el circuito en el medio y ocupó bien, a partir de ese quite inhibidor de ataques, las zonas deshabitadas con Carrascal y Suárez. El hombre de menos afectó la idea de Giordano y le permitió a River reagruparse. Y aprovechar los flancos. Sobre todo, el izquierdo, banda por la que rompieron el colombiano y De La Cruz para hacer más elástico el resultado.

Cortesía; Diario Olé

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *