Mourinho y sus extrañas formas de manejar el camerino

Dele Alli vive días horribles en el Tottenham Hotspur

Stan Collymore, otrora prolífico delantero del Liverpool y viejo conocido de LaLiga tras menos de seis semanas en Oviedo para colgar definitivamente las botas, ha cargado duramente contra Jose Mourinho por la situación que vive Dele Alli en el Tottenham Hotspur.

El exdelantero de Stone califica de «acto dictatorial» y de «cruel humillación» la ausencia de Dele en la lista ante el Sheffield. En su lugar, entró Gelson Fernandes, y Collymore estalló.

«Para Dele Alli, quedarse fuera del equipo por Fernandes ha sido el insulto definitivo. Alli puede ser muchas cosas pero no un mal profesional. Puedes pensar que no ha jugado al suficiente nivel, que es vago entrenando, pero, si piensas que uno de los mejores jugadores de la mejor generación de la historia del Tottenham merece la indignidad de tener a alguien por delante que no ha hecho nada en el club (Fernandes), tienes que darle un giro a tu manera de pensar. Es imperdonable para Jose Mourinho», aseguraba el exdelantero en su columna.

A Collymore tampoco le faltaría una buena critica para el centrocampista, pero este acaba mejor parado que su entrenador. «No me entiendan mal, Alli ha hecho méritos para ser criticado por el entrenador. Alli es un niño grande y Mourinho le ve entrenar todos los días y, obviamente, ve algo que no le gusta pero aún no entiendo que ha podido hacer Alli que le meta en la categoría de «tratar con total falta de respeto» y eso es lo que me parece vergonzoso. Normalmente, un entrenador te diría: «Mira, tío, no eres mi tipo. Habla con tu agente y si conseguís esta oferta, puedes irte». Pero, poner a Fernandes en el banquillo por delante de Alli es un acto hostil de un entrenador para decirte que quiere que te vayas ya», añade Collymore, que recuerda su salida del Aston Villa, en la que acabó obligado a entrenar con el filial sin posibilidad ninguna de jugar.

Tras recordar su experiencia, Collymore activa la cuenta atrás. Según él, este conflicto pone ya a Mourinho en la rampa de salida. «Esta es de la venganza de la que hablo en ocasiones sobre Mourinho. No le basta con decir a alguien que tiene que hacer más y mostrarle el camino a seguir, tiene que restregárselo en la nariz al jugador, una y otra vez. Mientras funcione, tendrá a sus seguidores comiendo de su mano pero recuerden, está tratando a Alli como a un perro que algun día le morderá en el trasero. Porque los jugadores tienden a ser ovejas ante un dictador como él pero nunca olvidan. Más vale que Mourinho siga ganando, porque la cuenta atrás hasta su salida ya ha comenzado», sentencia.

Cortesía Diario AS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *