Barcelona logra un triunfo muy importante que le sirve para igualar al Madrid

El Barcelona es segundo en LaLiga. A la chita callando, los de Koeman se postulan como el equipo perseguidor de un Atlético que cada vez tiene más cara de campeón. Y con Luis Suárez goleando y Pichichi de LaLiga. Un asunto que no se ha olvidado en Barcelona –regalarlo a un rival- y que supone una piedra más en el camino de un club sin rumbo desde el pasado verano. La publicación del contrato de Messi por parte de El Mundo tampoco ayuda a centrarse y no hay semana tranquila en Can Barça. Y llegaba al Camp Nou el intratable Athletic de Marcelino que ya les había ganado hace nada en la final de la Supercopa. Pese a todo, el Barcelona superó con nota -mejor la primera parte que la segunda- tanto el envite deportivo como las dañinas noticias que filtra su entorno para situarse segundo dando caza al Real Madrid.

Los de Koeman, que volvían a jugar en el Camp Nou después de ocho partidos seguidos fuera, jugaron con un once que parece asentarse en el que repetía Umtiti como central junto a Araujo. Pjanic jugaba por el sancionado Busquets y en ataque estaban Dembélé, Messi y Griezmann. El planteamiento azulgrana no se pareció en nada al de la final de la Supercopa. Salieron a morder desde el inicio y al cuarto de hora ya habían tenido tres ocasiones claras para marcar. Dos de Messi y otra de Griezmann. El Athletic perdía enseguida el balón y el gol rondaba la meta de Unai Simón.

A los 20 minutos se rompió el partido después del segundo error de un nervioso Unai Vencedor. En el primero, tras un mal pase, propició una ocasión que casi acaba en gol de Messi y en el segundo cometió una ingenua falta sobre el argentino en una zona prohibida y justo delante de un Mateu Lahoz al que le faltó tiempo para señalarla. La falta la ejecutó a la perfección Messi desmontando todas las estrategias tácticas de los vascos a la hora de defenderla. Yeray, encargado de defender ese palo retrasándose desde la barrera, no llegó a despejarla ante la perfecta ejecución del argentino.

El Athletic despertó algo con el gol, pero el Barcelona quería más y no dejó que los vascos se acercaran al área de Ter Stegen. Antes Araujo y Dembélé habían tenido nuevas ocasiones, pero se llegó al descanso con un 1-0 que se antojaba muy corto para los azulgrana. Era de esperar charla de Marcelino en el descanso porque su equipo no apareció en la primera parte.

Y así fue. La primera llegada del Athletic en todo el partido acabó en gol. Centro de Raúl García que introduce en propia puerta Jordi Alba en el intento de despeje ante la llegada de De Marcos. El Barça acusó el gol y el Athletic se vino arriba. Se vio otro partido en este periodo. Pjanic tuvo el 2-1 en un cabezazo al que respondió con una gran parada Unai Simón. A los 20 minutos el Barcelona recibió una buena noticia y es el regreso de Sergi Roberto, uno de sus muchos lesionados, tres meses después.

El partido seguía abierto y no tenía pinta de acabar en empate, como así fue. A falta de un cuarto de hora el Barcelona logró el 2-1 tras un buen pase de Dembélé a Mingueza y el centro del lateral lo remató a placer Griezmann. No sólo comparten peluquero, también se entienden sobre el campo. El gol cayó como un mazazo al Athletic que se quedó sin poder de reacción, pese a intentarlo sobre todo por su banda izquierda. El Barça ya es segundo.

Cortesía Marca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *