Remontada de ensueño del Barsa que le sirve para «coronar» la semifinal

Barcelona cumplió los pronósticos y se clasificó este miércoles, aunque con muchísimo sufrimiento, para las semifinales de la Copa del Rey al vencer en el cruce de cuartos de final, disputado a partido único en el Estadio Nuevo Los Cármenes, por 3-5 al Granada en un partido que se decidió en la prórroga tras acabar 2-2 el tiempo reglamentario.

El equipo local llegó al minuto 88 ganando por 2-0 gracias a los tantos del brasileño Robert Kenedy en el primer tiempo y de Roberto Soldado al inicio del segundo, pero el Barça forzó el tiempo extra con un tanto del francés Antonio Griezmann en el minuto 88 y otro de Jordi Alba en el tiempo añadido.

Griezmann culminó la remontada visitante en la primera parte de la prórroga y Fede Vico empató de nuevo al transformar en gol un penalti, mientras que en la segunda mitad del tiempo extra el holandés Frankie De Jong y de nuevo Jordi Alba firmaron el 3-5 final y el pase a semifinales del Barça.

El entrenador del Barcelona, el neerlandés Ronald Koeman, se tomó el partido muy en serio y sólo realizó tres cambios respecto al pasado choque de liga ante el Athletic Club, que fueron las entradas en el once de Sergi Roberto, Sergio Busquets y el portugués Francisco Trincao, además de mantener en la portería a su cancerbero titular, el alemán Marc Andre Ter Stegen.

En cambio, el técnico del Granada, Diego Martínez, trató de refrescar su once inicial por la carga de encuentros que acumula el equipo e introdujo hasta siete novedades en relación al anterior encuentro frente al Celta, entre ellos el regreso a la portería de Aarón Escandell, suplente habitual del portugués Rui Silva y que esta campaña sólo ha jugado en la Copa.

El cuadro azulgrana dominó con claridad el choque desde el inicio, metiendo por momentos a los andaluces en su área, y en los diez primeros minutos Aarón tuvo que salvar a los suyos hasta en tres ocasiones claras ante el uruguayo Ronald Araujo, el argentino Leo Messi y el portugués Francisco Trincao.

El Granada no era capaz de alargar sus posesiones, pero asustó al Barcelona mediado el primer tiempo con un cabezazo de Antonio Puertas que se marchó muy cerca de la portería culé.

El Barça respondió con una falta desde la frontal del área muy bien lanzada por Messi que obligó de nuevo a intervenir con acierto a Aarón, que poco después volvió a quedarse con el esférico tras otro remate de Araujo.

Aunque el dominio visitante fue constante, el paso de los minutos trajo consigo la mejoría del Granada, que en el minuto 31 aprovechó una pérdida de balón en zona peligrosa del francés Samuel Umtiti para que Kenedy marcara el 1-0 tras una perfecta asistencia de Alberto Soro.

El propio Kenedy sacó ventaja poco después de otro error defensivo del Barcelona, en este caso de Araujo, para montar una rápida jugada personal que concluyó con un mal remate.

Volvieron a apretar los visitantes en el tramo final del primer tiempo, con una última opción lejana de Sergi Roberto que apenas puso en apuros a Aarón.

Nada más comenzar la segunda mitad llegó el 2-0, marcado por Soldado tras un sensacional pase al espacio de Ángel Montoro, ganarle en la carrera a Umtiti y superar a Ter Stegen en el mano a mano.

Con dos goles abajo y un pie fuera de la Copa, al Barcelona no le quedó otra que volcarse sobre la meta local con casi 45 minutos aún por delante, aunque no encontró entre la zaga local los espacios que sí había hallado en la primera parte y la velocidad de sus combinaciones fue menor.

Messi quiso liderar la reacción de los suyos, pero se topó con un paradón de Aarón, a la hora de partido, y después su sensacional pase a Trincao acabó con un chutazo del portugués que se estrelló en el larguero.

Koeman trató de revitalizar a su equipo con la entrada al campo del francés Ousmane Dembele y del danés Martin Braithwaite, mas los catalanes tuvieron muchos problemas para romper el casi perfecto entramado defensivo rojiblanco y tampoco sacaron rédito del balón parado, con 18 córners botados por ninguno del Granada.

Con el Barça totalmente volcado y los locales viviendo ya en su área, Aarón se consagró del todo con un paradón ante una chilena de Antoine Griezmann y otra parada ante el enésimo intento de un Messi que nunca desistió y que se vistió de asistente para rescatar a los suyos.

Tras un disparo al larguero de Dembele, Griezmann aprovechó un pase de Messi para marcar en el minuto 88 el 2-1 con la ayuda del poste y de Aarón, pese a rematar sin ángulo, y poner emoción a la recta final.

El Barça tuvo el empate con un remate de Messi al palo, y lo consiguió definitivamente para forzar la prórroga en el minuto 92 con una diana de Jordi Alba de cabeza tras un pase de Griezmann en otra acción iniciada por Messi.

En un loco final de partido, aún hubo tiempo para que el Granada se quedara con la victoria al marrar el colombiano Luis Suárez un mano a mano ante Ter Stegen en la última acción del tiempo reglamentario.

En la prórroga continuó el dominio del Barcelona, con Aarón sosteniendo a los suyos a nuevos remates de Messi y de Braithwaite, pero en el minuto 100 no pudo evitar que el cabezazo de Griezmann, tras un medido centro de Jordi Alba, se convirtiera en el 2-3.

Casi en la siguiente acción, el Granada fue capaz de montar una rápida jugada y el estadounidense Sergiño Dest cometió un penalti sobre Carlos Neva que Fede Vico marcó para empatar de nuevo el choque (3-3).

Messi también estuvo presente en el minuto 108 en el 3-4, ya que Aarón no atrapó un disparo lejano del argentino y De Jong aprovechó el rechace para poner de nuevo el choque de cara para los suyos ante un Granada que ya no tuvo capacidad de reacción.

De hecho, Jordi Alba finiquitó el duelo con un gran remate en el minuto 113 tras otra asistencia de Griezmann ante un Granada que ya con el 3-5 bajó definitivamente los brazos.

Fuente EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *