La Juve se instala en la final de la Copa de Italia

La Juve de siempre, la que se dedica a jugar finales, fue un objetivo imposible para el Inter de Antonio Conte. De Ligt Demiral, insuperables, levantaron un muro ante el que se estrellaron Lukaku, Lautaro y compañía. No hubo ninguna opción. Tampoco goles. Y eso, cuando la Juve está en el campo, suele ser sinónimo de éxito para la ‘Vecchia Signora’.

El Inter necesitaba una remontada difícil. Al menos esta vez, Conte podía poner en liza a sus mejores argumentos ofensivos. Lukaku, que se perdió la ida, al frente de todos ellos. Pero el belga fue neutralizado con una eficiencia asombrosa por Demiral. Secundado por De Ligt cuando la ocasión lo exigió. De Lautaro, desaparecido, mejor no comentar nada. Porque el argentino fue la misma alma en pena que en el primer asalto en San Siro. Y es aquí, en este tipo de partidos, donde se espera que el argentino asome la cabeza. Eso suelen hacer las estrellas.

Un primer tiempo controlado por la Juve, con poco fútbol y sin grandes ocasiones, dio paso a 45 minutos donde el Inter echó el resto. Siempre agarrado a las galopadas de Achrafpor banda derecha ante la incomparecencia de su pareja atacante. Tampoco fue el día de Barella, así que no es de extrañar que las opciones de remontada se convirtiesen en poco menos que una quimera.

El oficio de la Juve es jugar finales

El perdón de Cristiano

Mientras, la Juve iba sumando contragolpes, transiciones rápidas, donde Cristiano Ronaldo exhibió una falta de puntería poco habitual en él. El portugués dispuso de hasta tres ocasiones clarísimas para sentenciar la eliminatoria. En todas ellas se encontró con Handanovic, que acabó siendo, con permiso de Achraf, el mejor jugador del Inter.

Conte trató de agitar el partido con PerisicKolarovSensi… pero no hubo manera. La defensa de la Juve ya había decidido que hoy no habría opción a la sorpresa. El Inter sumó alguna que otra oportunidad fruto del empuje y la voluntad que sí ofrecieron los de Conte, pero esas situaciones tuvieron un desenlace desesperado e impreciso. El mismo que acompañó al Inter durante toda la noche. Justo el que esperaba la Juve para colarse en una final donde ya espera rival. Atalanta o Nápoles serán el último escollo hacia la Coppa de Italia.

Cortesía Marca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *