Medvedev llega a la final, no tiene techo y cada día demuestra más su imponente juego

Daniil Medvedev se ha convertido este viernes en el finalista número 54 del Open de Australia y el que hace 103 en toda la historia del torneo. El ruso ha acabado con la resistencia de Stefanos Tsitsipas, verdugo de Rafael Nadal en los cuartos, por 6-4, 6-2 y 7-5, en dos horas y nueve minutos

La resistencia de Tsitsipas duró cuatro juegos. En el quinto ya encajó el primer ‘break’ y se derrumbó ante un rival infinitamente superior. La rapidez del Greenset de la Rod Laver Arena le va como anillo al dedo al moscovita.

Dos ‘breaks’ más, en el tercero y séptimo juego de la continuación y otro en el inicio de la cuarta manga, le pusieron en la senda de la victoria. En la grada había muchos griegos que enmudecieron ante la exhibición a la que se estaba viendo sometido su jugador. Daniil dio una clase magistral de saque y de tiros, en especial con el revés.

Stefanos se dio una última ocasión de reengancharse en el partido con su primera rotura con 3-2 abajo. Fue un espejismo. «Cuando lo movía, le veía cansado«, confesaba el ganador a la conclusión tras alcanzar su cuarta final seguida.

A falta de saber cuál será su rendimiento en la gira de tierra batida, que empieza en el mes de abril, Medvedev es el jugador a batir en superficie dura. Da igual que sea al aire libre o bajo techo.

El pupilo de Gilles Cervara encadena 20 partidos ganados, de los que 12 son contra miembros del ‘top10’. El domingo le espera el número uno de esos 10 que conforman la élite. Se trata de Novak Djokovic, que se impuso ayer al ruso Aslan Karatsev. Los dos flamantes finalistas del Abierto australiano se han cruzado en siete ocasiones, con ‘Nole’ dominando el parcial por los pelos: 4 a 3.

Daniil es el tercer ruso en la final del ‘major’ de las antípodas después de Yevgeny Kafelnikov (1999 y 2000) y Marat Safin (2002, 2004 y 2005). También imita a sus dos compatriotas al haber sido finalista en un mínimo de dos de los torneos grandes.

Medvedev, a sus 25 años, es el finalista más joven desde Djokovic en la edición de 2012. El serbio tenía entonces 24 años y 252 días.

Osaka-Brady: la final inédita femenina del Open de Australia

Osaka y Brady, durante el torneo

Naomi Osaka y Jennifer Brady disputarán mañana una final inédita en el Open de Australia. Mientras la japonesa buscará mañana su cuarto título de ‘Grand Slam’, segundo en las pistas del Melbourne Park, la estadounidense se ha colado por primera vez en la última ronda de un grande.

El duelo, que se disputará en la Rod Laver Arena, no comenzará antes de las 3.30 (hora de Venezuela). Será el cuarto enfrentamiento entre ambas. Osaka domina por dos victorias a una.

Marca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *