Jazz toma ventaja en su serie semifinal y Filadelfia logra empatar ante Atlanta

RESULTADOS NBA MARTES, 8 DE JUNIO DE 2021
Philadelphia 76ers 118 Atlanta Hawks 102
(1-1)
J. Embiid 40 pts / T. Young 21 pts
Utah Jazz 112 Los Angeles Clippers 109 (1-0)
D. Mitchell 45 pts / K. Leonard 23 pts

MIÉRCOLES, 9 DE JUNIO DE 2021
Phoenix Suns vs Denver Nuggets 9:30 PM (1-0)

Los Jazz toman la delantera con un tapón ganador de Gobert

El mejor de la noche fue Donovan Mitchell, con 45 puntos, pero fue Rudy Gobert el que puso el cierre, nunca mejor dicho, en la victoria de los Jazz.

Los Clippers aterrizaron en Salt Lake City sin casi tiempo para digerir su victoria frente a los Mavericks en el séptimo partido. Dos días después, a por el mejor equipo de la fase regular y bastante más descansado. Tuvieron un tiro para forzar la prórroga, pero el triunfo se lo llevaron unos Jazz más acertados en el tramo final y que demostraron que tienen recursos para hacer sufrir a cualquiera. Un tapón salvador de Rudy Gobert, que fue un claro protagonista del encuentro aunque ni de lejos el mejor de los Jazz, en una jugada en la que ni Leonard ni George asumieron el tiro y Morris fue el que se vio en primera persona el cerrojo puesto fue lo que aseguró el primer punto de la eliminatoria para el equipo que dirige Quin Snyder. 112-109 fue el marcador final. El más atinado de la noche, Donovan Mitchell (45)

Con la misma carta que contra los Mavs, jugando con cinco pequeños y sabiendo que el contrario tiene fuerza por dentro, empezó la eliminatoria. Y con un triple de los Jazz, curiosamente, de la mano de Joe Ingles. Volvió a ser baja Serge Ibaka, todavía renqueante de la espalda, y Lue repitió la fórmula con la que vencieron a Doncic y los suyos, pero aquí empezaron regular y mejoraron cuando tuvieron un pívot en pista. Al menos son las primera sensaciones. En cuanto Ivica Zubac pisó pista los Clippers se fueron hacia arriba. Hubo hasta minutos para DeMarcus Cousins, desaparecido en combate hasta ahora, y con extraordinario rendimiento frente a Gobert. Los Clippers se escaparon en el primer cuarto, llegando a los 60 puntos en las dos mangas iniciales y a verse con trece de ventaja al descanso. Otro elemento que funcionó en la pasada serie, ya al final, y que le sirvió a los angelinos para sumar casi por inercia es Luke Kennard, que aportó 18 puntos como suplente y con sólo dos fallos en los tiros. 

Pintaba bien para Los Ángeles, pero sólo era un boceto. El acabado iba a ser bastante diferente, sobre todo con Leonard y George de nuevo con problemas para coger las riendas. 

A falta de tres minutos para terminar el tercer cuarto la diferencia entre los dos equipos terminó de echar a volar con una canasta en contragolpe de Royce O’Neale. Los Jazz fueron por debajo desde el 12-11 y en ese 72-71 se las prometieron felices. La intensidad igualaba la sensación de caldera que siempre da la cancha de Utah, aunque todavía haya una pandemia y haya que recatarse. No estaba el experto Mike Conley, también de baja por molestias, pero estos Jazz han cogido toda su sabiduría y controlaron bien la situación. Hasta llegaron a ponerse diez arriba a medio cuarto para el final. Donovan Mitchell tuvo buena parte de culpa, no sólo porque estuviera acertado a la hora de lanzar sino por las opciones que dio a sus compañeros cuando él se vio imposibilitado. Kawhi Leonard, con dos buenas acciones cerca del aro, y Paul George, con un par de jugada buenas en ataque a las que siguió un triple a falta de medio minuto para acabar, le pusieron la garra necesaria en esa franja pero no en la última. Mitchell se jugó el último balón de su equipo, erró y dio opción a los Clippers, con una posesión, para que forzaran la prórroga con un triple, pero George delegó en Leonard, Leonard no recibió bien y prefirió pasar a Morris y Morris, sin espacio, recibió el tapón del inmenso Rudy Gobert en la esquina izquierda para terminar el enfrentamiento por todo lo alto y dejando abierto el guión para el segundo acto.

Milton remueve y Embiid remata: los 76ers igualan la eliminatoria

Partidazo de Embiid pese a no ser el MVP de la NBA. Los Sixers respondieron bien en la segunda parte con un gran parcial liderado por Milton.

Apuro más o menos salvado. Los Sixers se marchan de su pabellón con el factor-cancha perdido pero ya con el empate en la eliminatoria que les enfrenta a los Hawks. Uno a uno tras, de nuevo, una actuación diferencial de Joel Embiid, que se mostró disgustado por el premio que minutos antes del choque se entregó a Nikola Jokic como MVP de la Temporada 2020/21 en la NBA. El camerunés hizo lo que debía: que su rival en la cancha pagara los platos rotos de su enfado por no haber sido designado como el mejor

La sorpresa no fue tener al mejor jugador de los Sixers en esos números ni a Ben Simmons, presumible segunda espada, en sólo dos aciertos en los tiros de campo y mucho más centrado en la dirección y la defensa. Para nada. Eso se ha convertido en rutina. Pero sí que Rivers tocara una tecla al final del tercer cuarto con la que pudo reventar el partido: Shake Milton, en sus primeros minutos en cancha, reventó el partido junto a sus compañeros suplentes. Suya fue parte de la culpa de este 118-102, un marcador impensable justo después del descanso pero que se hizo oficial cuando sonó la bocina del final

Los locales, conscientes de lo que se jugaban ante un conjunto que no es el favorito y ya les tomó la delantera en el primer partido, empezaron metidísimos. Tanto como para que Green hiciera un mate con sólo seis segundos en el reloj. 12-2 de parcial de apertura. Balones a Harris y Embiid, jugando bien el estático y también si había alguna transición rápida. Genial primera respuesta. La intensidad era lo que marcaba esos compases y los 76ers se marcharon casi a rozar la veintena de ventaja (28-10, minuto 8). Todo cambió, sin embargo, con el llegar del segundo periodo. La inclusión en cancha de los jugadores de banquillo afectó de mejor forma a los Hawks, que de la mano de Huerter y Gallinari metió puntos y Lou Williams, por oposición a lo que suele proponer Trae Young a nivel de ritmo y absorción de marcaje, cambió el signo. Y la intensidad, claro: Huerter hasta ponía tapones. Los de McMillan no llegaron a cerrar la herida, pero se llegaron a poner a dos de distancia. Embiid volvió a cancha para empezar a dominar a Capela con bastante claridad y fue lo que les sostuvo hasta que, al filo del descanso y con Young otra vez siendo el que manipulaba el caudal, un par de triples de Huerter y Gallinari, que superaron la veintena sin ser titulares, volvieron a apretar el enfrentamiento. 

Ya con la segunda parte, más balones a Will. En Filadelfia crecía y vivía y aquí el personaje se llama Embiid. Sorprendiendo en el triple nada más llegar o luchando en el poste bajo con fuerza. También falló la defensa sobre él, el dos contra uno dejaba liberados a otros que no fallaban, con Seth Curry como ejemplo práctico. Cuando parecía que ya se marchaban, dos tiros seguidos de Bogdanovic en el otro lado frenaban la euforia. Pero menos dos tiros aislados de Curry y otras dos acciones de Harris, todo Embiid. Y se iban de nuevo hasta que Bogdan Bogdanovic, esta vez con tiros seguidos pero cada uno contando por tres puntos, rompió otra vez la magia en la cabeza de los locales. Y por delante, incluso (79-80, minuto 33). Ahí apareció Shake Milton, que agitó el partido como ya reza su nombre. Un par de triples antes de que se acabara el tercer periodo pusieron en ventaja de nuevo clara a los 76ers. No sólo con él sino con George Hill y Dwight Howard, un pequeño gran impulso para marcharse en el marcador a algo que ya sería definitivo hasta el final. Milton aportó 14 puntos en 14 minutos sin haber pisado la cancha en la primera parte. Y, cómo no, para cerrar el círculo estuvo Joel Embiid, que se marchó hasta los 40 puntos y sin bajar del 50% de acierto. La serie viaja ahora a Atlanta para los dos próximos compromisos con un jugoso empate en la misma.

Fuente Diario AS, Hispanos NBA, WEB Oficial NBA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *