Colombia sigue con la «rueda» torcida

Colombia perdió ante Perú 2-1 en su tercer juego por Copa América. La ‘Tricolor’ no tuvo un buen compromiso con serias equivocaciones en defensa donde el central Yerry Mina anotó un autogol.

Perú está vivo. La selección de Ricardo Gareca se recuperó del mazazo que fue la goleada encajada en el debut frente a Brasil y se metió en la pelea en el Grupo A de la Copa América, luego de superar a Colombia por 2-1. La blanquirroja no mostró un juego vistoso ni muy atractivo en ataque, pero peleó cada pelota como si fuera la última y trabajó un triunfo trascendental para seguir con vida en la Copa.

En la primera parte, la selección peruana intentó mantener la posesión para defenderse con el balón, pero no lo logró del todo: Colombia, con su talento en el mediocampo y en la delantera, llegó con más peligro, sobre todo por la banda derecha, en la que Marcos López y Alexander Callens tuvieron algunas descoordinaciones comprensibles dado que era el primer partido que jugaban juntos.

Cuando el equipo de Reinaldo Rueda llegaba con más peligro, Perú pegó. Yoshimar Yitún sacó un gran remate de fuera del área que dio en el palo izquierdo de David Ospina; el balón le cayó a Sergio Peña, que remató con potencia para poner el primero. El gol obligó a Colombia a buscar el empate con mayor vehemencia, pero la balnquirroja consiguió aguantar la presión cafetera más por la imprecisión del rival que por la solidez de la línea defensiva.

Como era de esperarse, Colombia salió con todo en la segunda parte y, tras lograr un par de llegadas peligrosas, consiguió su premio: tras un grave error de Ramos, Pedro Gallese salió de forma apurada a cortar una llegada de Miguel Borja y le cometió penal. El propio delantero marcó un empate merecido frente a una selección peruana que lucía algo cansada.

Después de aguantar unos minutos en los que defendió con el cuchillo entre los dientes, Perú marcó el segundo gracias a un gol en contra de Yerry Mina, que no consiguió rechazar un buen centro y metió el balón en propia puerta. Después del gol, Gallese atajó de forma brillante un cabezazo de Borja -la única llegada de peligro de Colombia tras encajar el segundo-, y los de Gareca empezaron a manejar el balón con tranquilidad, con triangulaciones en el medio campo que desesperaron a su rival. 

Los cafeteros intentaron por todos los medios sobre el final, pero, como ante Venezuela, se mostraron bastante erráticos en el último pase y no lograron marcar el empate. Perú no sufrió demasiado para cerrar un partido que devuelve a la vida a un grupo que cayó de bruces en la primera fecha, pero que se ha levantado. El miércoles, ante Ecuador, puede asegurar su clasificación a la próxima ronda.

Fuente Diario AS y Antena 2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *