Phoenix Suns toma ventaja de 2×0 en la gran final de la NBA, Milwaukee Bucks dejó pasar una gran oportunidad al no dar la estocada final

RESULTADOS NBA JUEVES, 8 DE JULIO DE 2021
Phoenix Suns 118 Milwaukee Bucks 108 (2-0)

D. Booker 31 pts / G. Antetokoun. 42 pts

DOMINGO, 11 DE JULIO DE 2021
Milwaukee Bucks vs Phoenix Suns 8:00 PM (2-0)

Milwaukee Bucks descubrió en una noche cómo puede ganar a Phoenix Suns y por qué es muy probable que no vaya a ganar a Phoenix Suns. Las Finales de 2021 se marchan a Wisconsin (tercer partido la noche del domingo al lunes, 02:00 hora española) con un 2-0 que deja a los Bucks en cuidados intensivos, a un mal paso de desengancharse del todo. Y a los Suns (después de este 118-108) a dos victorias del anillo de campeón. Y a una de pisar territorio desconocidola franquicia de Arizona jamás ha estado a un triunfo del título. En sus dos anteriores asaltos (1976 y 1993) perdió 4-2. Así que está ante su última frontera. Y, con toda franqueza, desprende aroma a campeón casi inevitable.

Casi: dice el viejo axioma de los playoffs que una serie no empieza de verdad hasta que un equipo gana fuera de su pista. Mientras tanto, se sigue ese orden natural del factor cancha que en realidad acostumbra a saltar constantemente por los aires. Los Bucks vuelven a su cubil, en Milwaukee, para dos partidos que nos dirán si realmente tenemos Finales. Será el tercero, de hecho: no hay forma de imaginar a los de Mike Budenholzer remontando un 3-0. Pero sí existe un patrón para que se metan de lleno en la serie: tienen que jugar como en este segundo partido… pero mejor. Necesitan más aportación individual de algunos de sus mejores jugadores. Necesitan meter-más-tiros. Y que la fluctuación del cambio de pista ponga de su parte: más agresividad, más permisividad arbitral, más presión en las muñecas del rival…

Es probable que ni eso valga, finalmente, pero los Bucks tienen que ver la botella medio llena o estarán ventiladosYa han demostrado en estos playoffs que saben sufrir, agarrarse a la vida, salir adelante. Lo hicieron, sobre todo, en el tercer partido contra los Nets, también con 2-0 en contra y antes de que las lesiones terminar de crujir al que era por entonces, todavía, favorito de consenso al anillo. Y, en parte, lo hicieron en este segundo partido en Phoenix, un trabajo a medio terminar en el que hicieron muchas cosas para ganar menos la definitiva. Menos ganar. Fueron mucho más agresivos, colapsaron la zona templada para que no se cebaran Chris Paul y Devin Booker, facilitaron que Jrue Holiday acosara a Paul, tapiaron la pintura, ganaron el rebote, penetraron con energía… pero no metieron los suficientes tiros. Su excelente inicio (12-21) se fue al traste en un colapso horrendo en el segundo cuarto: de 41-41 al 56-45 del descanso, 16 puntos totales (30-16) en ese parcial para un equipo incapaz de generar anotaciones cómodas, sostenibles; obligado a vivir del rebote de ataque y de acciones individuales, muchas veces más por tozudez que por talento.

Una persecución interminable y sin premio

La segunda parte fue, en realidad, una oportunidad perdida. Por un momento, los Suns tuvieron pies de barro. Su 65-50 se esfumó en un tramo en el que la remontada no dejó de rondar: 71-66, 93-88 y 103-07 a falta de más de cuatro minutos. Ahí se escenificó el break final. Connaughton falló su triple para poner a los Bucks a tres y Chris Paul anotó el suyo después de dos rebotes de ataque de sus compañeros. Fue una metáfora de un segundo tiempo en que Paul y Booker respondieron a cada intento de un rival que mostró una sana desesperación y una preocupante falta de talento ofensivo. Tiros quirúrgicos, muchos muy difíciles, cada vez que el marcador se comprimía. Y, la otra cara de la moneda, errores en cada acción capital de Khris Middleton y Jrue Holiday. Por mucho que los Bucks defiendan de maravilla, que Budenholzer no pare de probar cosas y que Giannis Antetokounmpo deje esfuerzos emocionantes, no pueden ganar si Middleton acaba con 11 puntos en 16 tiros (5/16) y Holiday con 17 en 21 (7/21). No hay más. A veces, el baloncesto es así de sencillo.

Porque Giannis dejó un partido memorable, que habría pasado la historia de las Finales si su equipo hubiera consumado la remontada. El griego se dejó el corazón en la pista y estuvo a punto de derribar la lógica menos de dos semanas después, conviene recordarlo, de casi reventarse la rodilla en el cuarto partido contra los Hawks. Acabó con 42 puntos, 12 rebotes, 4 asistencias y 3 tapones. Un 15/22 en tiros y un (recibió un millón de palos) 11/18 en tiros libres con un nivel de acierto digno en una segunda parte pletórica, de energía sobrehumana: 30 puntos, incluidos 13 seguidos para sostener a su equipo y reabrir el partido en un tercer cuarto que cerró con 20. El tope en un parcial de Finales desde los 22 de Michael Jordan en 1993. También en el segundo partido de la serie… y también en Phoenix. Giannis jugó más de 40 minutos y acabó (recuerdo: la rodilla no debería permitirle estar en ningún lugar cercano a su 100%) con un +3 en pista. Es, en dos partidos, un +4 para él. Lo que deja a sus compañeros en un -27 en los 20 minutos en los que ha descansado.

La cuestión es que, aunque el 2-0 es un lastre horrible y esta segunda colisión dejó sensación de que el rival siempre tiene un poco más, siempre está un paso más lejos, los Bucks están a una victoria, a un buen tercer partido, de sentir que todavía pueden pasar cosas en estas Finales. Necesitan a Middleton a su mejor nivel y necesitan que Jrue haga algo en ataque, lo justo para no estorbar y complementar su nivel en defensa (extraordinario esta vez). Es lo que queda más allá de Giannis y el esfuerzo de Tucker, Brook Lopez y un Connaughton que cometió errores groseros en jugadas decisivas pero se mató a trabajar, metió cuatro triples y acabó con 14 puntos y 7 rebotes para equilibrar una guerra de banquillo que se está igualando a golpe de desgracias: si en el primer partido cayó Dario Saric, esta vez lo hizo Torrey Craig, también con una (aparentemente) fea lesión de rodilla. Si, como el croata, el alero se queda fuera de la serie, los Suns apenas tendrán nada por dentro que no sea un Kaminsky al que Monty Williams no querría ver en pista de ninguna manera, no en unas Finales y en las dos batallas a domicilio que vienen ahora. Un factor importante porque, a la fuerza ahorcan, la apuesta de los Bucks va a ser el músculo; el cemento y la pegada en las zonas.

Devin Booker, cada vez que hizo falta

Mientras la historia estaba en el derrotado, en las contradicciones que le hacen ser temible y dócil en diferentes tramos de los mismos partidos, en sus reacciones heroicas y sus disparos en los pies y en cuánto hay en sus derrotas de desacierto en los ajustes y cuánto de puro déficit de talento, los Suns ganaron. Con un mérito formidable y en un partido mucho más difícil que el primero, con dificultades más parecidas a las que les plantearon los Clippers en la final del Oeste. Eso hace este equipo: gana. Gana y gana y gana. Con una defensa durísima y que acepta todos los retos, contra quintetos grandes y pequeños; con capacidad de fundir a los rivales por hero ball (canastones de sus estrellas) o circulación para conectar a los secundarios. Después de su sobredosis de tiros libres en el primer partido, apenas lanzaron en el segundo (0/1 entre Paul y Booker). De 18 asistencias pasaron a 26, y aunque perdieron más balones y corrieron menos en transición (7-17 para los Bucks) convirtieron sus 11 triples del martes en 20 con un inapelable 50% (20/40). Y sufrieron en el rebote y la pintura (28-54 para el visitante) pero acertaron ahí, en las trincheras, en los ataques decisivos.

Así minaron a los Bucks: con la dureza de Jae Crowder (11 puntos, 10 rebotes y mil golpes a Giannis), la inteligencia de Cam Johnson y una actuación integral, pletórica, de Mikal Bridges (27 puntos, 7 rebotes). Otro gran despliegue colectivo ribeteado por sus dos maestros, el profesor y el pupilo, Batman y Robin… o más bien dos versiones diferentes e igualmente demoledoras de Batman. Chris Paul no controló este partido como el primero y sumó seis pérdidas, algo rarísimo en él. Pero anotó tiros esenciales en momentos muy calientes y acabó con 23 puntos y 8 asistencias (15+6 en el segundo tiempo). Y Booker empezó fallón pero acabó metiendo canastas de súper clase, imposibles de defender, golpes de cloroformo cada vez que los Bucks ponían el despertador: 31 puntos, 5 rebotes, 6 asistencias, 7/12 en triples. Y 21 puntos con un 5/7 desde la línea de tres en la segunda parte, cuando el partido estuvo realmente en cuestión.

Los Bucks no están tan lejos pero da la sensación de que sí están lo suficientemente lejos. Y muchas veces basta con eso. Les queda asaltar la lógica y para eso, esa es su esperanza ahora que vuelven a casa, tienen a un guerrero como Giannis Antetokounmpo, un líder con galones y una fe inquebrantable. Hace falta que los demás (Middleton y Jrue) acompañen en ataque… o nos quedará poco que rascar en estas Finales que tienen a los Suns a dos pasitos del anillo. Los últimos, casi siempre los más difíciles de dar.

Fuente Diario AS e Hispanos NBA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *