19 de septiembre de 2021

Brasil y un amargo empate ante una entusiasta Costa de Marfil

Brasil empató a cero con Costa de Marfil en un partido donde dominó totalmente al rival, aunque jugara con inferioridad numérica durante prácticamente todo el encuentro. Douglas Luiz vio la roja directa a los quince minutos en una decisión polémica del arbitraje, pero la canarinha no acusó el golpe. Fue mejor, creó más oportunidades, pero no fue capaz de superar el sistema ultradefensivo de los costamarfileños. Ambos siguen dividiendo el liderato del Grupo D con cuatro puntos.

Brasil comenzó presionando a Costa de Marfil y casi marca con tan sólo dos minutos, tras una bonita jugada individual de Richarlison, que arrancó desde la izquierda y remató cruzado. Tapé una gran parada en dos tiempos. El delantero del Everton, que fue el mejor de la goleada contra Alemania (marcó un hat-trick), llegó un par de veces más con mucho peligro, hasta que el partido cambió gracias a un error espantoso del árbitro que dejó a Brasil con diez jugadores.

A los 15 minutos, Dao recibió un pase en profundidad con la defensa brasileña descolocada después de un error en la salida del balón. Durante la arrancada, cerca de la frontal del área, el delantero cayó pidiendo una falta de Douglas Luiz, que intentaba robarle el balón. El estadounidense Ismael Elfath pitó la infracción y amonestó al centrocampista del Aston Villa, pero fue chequear en el VAR por ser una jugada de posible tarjeta roja. Aunque en la repetición, por distintos ángulos, no se ve contacto alguno entre el brasileño y el costamarfileño que no iba en dirección al gol, corría en diagonal, el colegiado no sólo mantuvo la falta como interpretó, quizás, que el Douglas Luiz era el último hombre y que era una jugada manifiesta de gol, y expulsó al brasileño que se fue al vestuario totalmente indignado.

Brasil se quedó con un jugador menos, pero siguió dominando el partido y sin sufrir sustos. Tanto que el seleccionador André Jardine decidió no hacer cambios para fortalecer la defensa y mantener el equipo con el mismo diseño que tenía con once. En unos 45 minutos de baja intensidad, ambos equipos apenas crearon oportunidades. La mejor ocasión fue de Antony, con un tiro fuera desde fuera del área que el portero costamarfileño desvió a córner.

Brasil volvió todavía mejor y más agresivo en la segunda parte y puso a Costa de Marfil contra las cuerdas. Con un gran Bruno Guimarães como el maestro del juego creativo brasileño, la canarinha rondó el área del rival constantemente, que se encerró con una línea de cinco jugadores en defensa, sin saber sacar provecho de la superioridad numérica. Primero fue Antony que dio un sombrero en un defensa rival y fue desarmado en el último segundo. Matheus Cunha tuvo dos ocasiones clarísimas, una parada por el portero y otra rechazada por un central a córner. Richarlison también tuvo la suya, con un tiro desde la frontal del área que pasó rozando el travesaño.

En el 79’ el partido volvió a estar en igualdad numérica. Kouassi, que ya tenía una amarilla por una falta dura en Claudinho, volvió a ser amonestado por otra entrada violenta, ahora contra Martinelli. Brasil fue al ataque en los últimos diez minutos en busca de la victoria. Guilherme Arana casi marca con un cohete desde la frontal del área, que Tapé paró con grande dificultad.

Fuente Diario AS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *