Egan Bernal hace su análisis y a pesar de estar contento reconoce que hubo un error en el ataque de hoy

Egan Bernal (Ineos) acabó «contento» con su rendimiento en la subida final al Alto de la Montaña de Cullera de la etapa de este jueves de la Vuelta 2021, una ascensión en la terminó séptimo, a 8 segundos del ganador Magnis Cort Nielsen, y tras la que es quinto en la general a 41 segundos del nuevo líder Primoz Roglic.

Bernal, no obstante, admitió «un pequeño error» al no poder pedir a su compañero Jhonatan Narváez que no tirase tanto al inicio de la ascensión, ya que el ecuatoriano se quedó cortado solo en cabeza.

«La verdad cometimos ese pequeño error de ponernos tal vez a tope y después nos pusimos el gancho. Era una subida corta y se pagaba al final, pero salieron las cosas así y yo quedo contento», dijo Bernal al final de «una etapa que ha sido muy dura desde el comienzo».

«Se salió a tope, se pusieron a tirar y había viento. Ha sido una etapa muy nerviosa y muy dura», destacó, admitiendo que su equipo intentó montar abanicos para fracturar el pelotón.

«Hay que intentarlo. Si uno está delante y ve la oportunidad hay que hacerlo, hay que intentarlo. Un gran tour, una gran carrera no se gana únicamente en las cronos y subiendo, se puede ganar bajando, en un abanico e incluso se puede perder la carrera ahí. Así que hay que intentarlo de todas formas», reflexionó.

Bernal explicó la ascensión final: «Queríamos iniciar la subida en buena posición y luego Johnny (Narváez) iba tirando y la verdad es que tenía unas piernas impresionantes». «Simplemente se puso a tope y nosotros íbamos tan a tope que ni siquiera podíamos decirle que más suave, como que ya no entraba oxígeno en la cabeza. Intenté seguirle y si yo acabé sufriendo no imagino como irían atrás», comentó ‘El Cóndor de Zipaquirá’.

Fuente EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *