El cabaret de Koeman reacciona ante el deprimente Levante

Barcelona respira, que no es poco. La convincente victoria ante el Levante le da crédito para viajar a Lisboa con otro ánimo. Un partido que sí puede marcar el futuro de Koeman al frente del equipo. Perder ante el Benfica le dejaría con dos derrotas en Champions, algo que nadie quiere ni imaginar en Can Barça. Ultimamente se están llevando sustos no habituales las pasadas temporadas, pero en ninguna cábala entra que no superen la fase de grupos de la Champions.

El triunfo no fue la única alegría para los azulgrana. La vuelta de Ansu Fati a los terrenos de juego diez meses después es mucho más que una victoria. Y lo hizo marcando, qué más se puede pedir… Recuperar a los lesionados le da la vida a Koeman si quiere que su equipo mantenga una regularidad digna esta temporada. Quedan por volver Jordi Alba, Pedri, Dembélé, Agüero y Braithwaite. Ante el Levante tambíén se cayó a última hora Sergi Roberto -por una gastroenteritis- lo que provocó que el centro del campo lo formaran Busquets y Nico en un 4-2-3-1 en el que Gavi, Coutinho, Memphis jugaban por detrás de Luuk de Jong, que quedó como referencia arriba.

El Levante, que no ha ganado aún en Liga, salió de inicio con la intención de plantar cara al Barcelona. El partido cambió su guión muy pronto para desesperación granota. Los del sancionado Koeman salieron muy metidos en el partido, no dando pie a dudas sobre su juego y dejando todo sentenciado antes del primer cuarto de hora. A los cinco minutos, Memphis provocó un penalti de Radoja que él mismo transformó y en el 13 su compatriota Luuk de Jong se estrenaba como goleador azulgrana tras cruzar ante Aitor un buen pase de Dest. Trabajo hecho y a pensar en el Benfica.

Fuente MARCA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *