Miguel Cabrera al club de los 3,000 hits

DETROIT — La estrella de los Tigres de Detroit, el venezolano Miguel Cabrera, pegó el hit número 3.000 de su carrera el sábado, convirtiéndose en el 33er jugador en alcanzar la marca en las mayores y el primer venezolano en lograr la hazaña.

A sus 39 años, Cabrera sigue siendo una presencia imponente, e hizo historia con un sencillo hacia el jardín derecho en la primera entrada del partido de Detroit contra los Rockies de Colorado.

Cabrera levantó inmediatamente el brazo derecho mientras se dirigía a la primera base. Las 37.566 personas presentes en el Comerica Park lo ovacionaron y se dispararon fuegos artificiales detrás de la valla del jardín central.

La hazaña se produjo ante el pitcher Antonio Senzatela, también venezolano, en el primer juego de una doble cartelera. El campo corto de los Rockies José Iglesias, que jugó con Cabrera en los Tigres, se acercó para darle un gran abrazo a su antiguo compañero.

Para entonces, todos los jugadores de los Tigres estaban saliendo de la caseta para felicitar al miembro más reciente de la élite del club de los 3.000 imparables de las mayores. Momentos después, Cabrera fue detrás de home para abrazar a su madre, a su esposa, hijo e hija en el campo.

Cabrera regresó rápido a la primera base, pero no se quedó allí mucho tiempo. Anotó en un jonrón de tres carreras del novato de 22 años Spencer Torkelson, que ha asumido el rol de primera base de los Tigres con Cabrera en el papel de bateador designado.

Cuando terminó la entrada, el marcador mostró el mensaje «Felicidades Miggy» y Cabrera salió de la caseta para saludar a los aficionados que presenciaron el momento.

Sin embargo, el venezolano no había terminado. Añadió un sencillo de dos carreras en el sexto inning, y salió por un corredor emergente, generando una nueva ronda de ovaciones. 

Dos veces nombrado Jugador Más Valioso de la Liga Americana, ganador de la Triple Corona y 11 veces seleccionado al Juego de Estrellas con cuatro títulos de bateo, el lugar de Miggy entre los grandes del béisbol de las Grandes Ligas ya estaba asegurado mucho antes de esta tarde en Detroit.

Cuando era un novato de 20 años, Cabrera ayudó a los Marlins de Florida a ganar la Serie Mundial de 2003. Todos estos años después, estampar su nombre en la lista de los 3.000 hits también tenía un bonito anillo.

Y sin duda quedará bien en una placa en Cooperstown algún día.

Cortesia: MLB.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: