El Madrid se llevó cuatro del Etihad y salió del estadio con sensación de victoria.

Perdió 4-3 un partido que mereció perder 8-3. El equipo de Ancelotti fue un desastre en defensa y en el centro del campo y naufragó colectiva e individualmente. Pero tiene un escudo que debe desviar los remates de los delanteros rivales. Y luego tiene a Benzema. El francés está empeñado en llevar al Madrid a la final y con un doblete permite soñar con la remontada. Se está marcando un Cristiano en toda regla esta temporada.

Balón de Oro

Benzema ha sido el jugador que ha mantenido con vida al Real Madrid en esta Copa de Europa. Lo ha hecho a base de goles y liderazgo. Tres al PSG, cuatro al Chelsea y ya lleva dos contra el City. La foto de su penalti de panenka es para colgarla en el museo. Como su remate para poner el 2-1. Con 41 goles en 41 partidos, su temporada es para enmarcar. Nadie ha jugado mejor que él. Balón de Oro sin discusión.

¡Qué desastre de defensa!

El Real Madrid hizo aguas en defensa en la primera parte. Los primeros 10 minutos fueron terroríficos, con fallos colectivos e individuales en defensa. En el primer gol, fallaron todos. Desde Militao, que dejó centrar a Mahrez, a Alaba, que nadie sabe dónde estaba. También fallaron Valverde, que no siguió a De Bruyne, y Carvajal, que cerró mal.

Lo del segundo gol ya fue de traca. Alaba quiso ser Beckenbauer y acabó haciendo un Varane. Blandito, permitió que Gabriel Jesus se girara y marcara a placer.

En el tercero, a Mendy le dio por hacer un regalo. Y en el cuarto, todos los defensas se pararon porque pensaban que el rumano Kovacs pitaría una clara falta de Kroos. Un desastre sin discusión.

La primera falta… ¡en el 40′!

¡El Real Madrid hizo la primera falta del partido en el minuto 40! Y fue,posiblemente, la única que no tenía que hacer. El Madrid estuvo blandito en la primera parte, persiguiendo sombras para desesperación de Ancelotti. Sólo Valverde le metía intensidad en el centro del campo, mientras que el resto… Kroos estuvo en el césped los 90 minutos nadie sabe bien por qué.

Vinicius, qué golazo

El brasileño marcó su mejor gol en esta Champions. Se pegó una carrera de 50 metros para dejar atrás a Fernandiho con un caño sin tocar el balón y batió a Ederson en el mano a mano. No firmó su mejor partido, pero siempre lleva peligro. El Madrid necesita su mejor versión para la vuelta.

Bernabéu, calienta que sales

El Etihad estuvo bien, pero no fue una caldera. Ahora le toca jugar al Bernabéu, que ha sido decisivo en las dos eliminatorias previas. Es imposible explicar desde la lógica cómo el Madrid ha llegado vivo a la vuelta de las semifinales de la Champions, pero ahí está, a una victoria en su estadio.

Fuente: Marca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: